PUBLICIDAD

Noticias Mente y emociones

El acoso sexual no físico también provoca problemas psicológicos

Los jóvenes que sufren acoso sexual no físico, como comentarios despectivos sobre su aspecto o atención sexual no deseada, tienen más riesgo de sufrir ansiedad o depresión, y de desarrollar una baja autoestima.
El acoso sexual no físico también provoca problemas psicológicos

Sufrir acoso sexual no físico incrementa el riesgo de ansiedad y depresión.

20 de Noviembre de 2017

Numerosos estudios han analizado las consecuencias psicológicas que se derivan de sufrir una agresión sexual, sin embargo, un nuevo trabajo publicado este mes en la revista International Journal of Public Health se ha centrado en las secuelas de aquellos jóvenes que padecen acoso sexual no físico, que incluye comentarios despectivos sobre el aspecto de la víctima y sobre su preferencia de género, una atención sexual no deseada, o la imposición de imágenes explícitas.

Según esta investigación, realizada por miembros de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, los adolescentes que experimentan estas situaciones tienen un mayor riesgo de desarrollar ansiedad o depresión, y de tener una baja autoestima, sumado a una imagen corporal negativa de sí mismos.

Por ello, Leif Edward Ottesen Kennair, uno de los autores del estudio, ha afirmado que también hay que tener en cuenta este tipo de acoso, pues tiene importantes repercusiones sobre la estabilidad psicológica y emocional de los adolescentes. Para obtener estas conclusiones se analizaron un total de 3.000 alumnos noruegos de secundaria, 1.384 de los cuales fueron encuestados en 2007, y 1.485 en 2013-2014.

El 62% de los estudiantes encuestados declaró haber sufrido algún tipo de acoso sexual no físico en el último año

El acoso sexual no físico afecta más a las mujeres

En el estudio se observó que el 62% de los encuestados, tanto mujeres como hombres, refirieron haber sufrido acoso sexual no físico en el transcurso del último año. Sin embargo, el impacto negativo fue más notable en el caso de las estudiantes y, según ha explicado Kennair, las mujeres tuvieron más síntomas de depresión como consecuencia de estos acosos, que los varones.

Según el estudio, el acoso sexual no físico se ha convertido en el segundo factor con más importancia en la lucha por mantener una buena salud mental, especialmente en los adolescentes. Por ello, con esta investigación quieren hacer especial hincapié en la importancia de cuidar el lenguaje, ya que las palabras pueden doler incluso más que un golpe.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD