PUBLICIDAD

Noticias Mente y emociones

El estrés laboral, factor de riesgo de asma

El temor a perder el empleo podría aumentar el riesgo de sufrir asma, según revela una nueva investigación, que avala los resultados de otros estudios que establecen una relación entre el estrés laboral y el desarrollo de asma.
Mujer con un inhalador

El miedo a perder el empleo aumenta el riesgo de sufrir asma

24 de Septiembre de 2014

El temor –muy extendido en la actualidad– a perder el empleo, podría aumentar el riesgo de sufrir asma, según revela una nueva investigación, que avala los resultados de otros estudios epidemiológicos que señalaban que existe una relación entre el desarrollo de asma y el estrés, especialmente el de tipo laboral.

Las conclusiones del trabajo se basan en encuestas realizadas a alrededor de 7.000 trabajadores que participaron en el Estudio del Panel Socioeconómico Alemán, que se llevó a cabo durante un periodo de grave crisis económica en Europa, entre los años 2009 y 2011, y en las que se preguntó a estas personas qué posibilidades creían que tenían de perder su trabajo en los siguientes dos años.

Los que opinaban que había muchas probabilidades de que perdieran su empleo en esos dos años solían ser personas más jóvenes, con un menor nivel educativo e ingresos mensuales más bajos, y también eran menos propensos a estar casados.

Se observó que por cada incremento del 25% en la percepción de amenaza de perder el puesto de trabajo, aumentaba un 24% el riesgo de desarrollar asma

Los investigadores ajustaron distintos factores sociodemográficos, así como el estilo de vida, y observaron que por cada incremento del 25% en la percepción de amenaza de perder el puesto de trabajo, aumentaba un 24% el riesgo de desarrollar asma. De hecho, entre aquellos que pensaban que era muy probable que les despidieran el riesgo de asma alcanzó un 60% en comparación con los que creían que no era probable que perdieran el trabajo.

Aunque se trata de un estudio observacional, y no se han podido por lo tanto extraer conclusiones sobre causa y efecto, los autores del trabajo explican que sus resultados coinciden con los de estudios epidemiológicos en los que se ha comprobado que el estrés asociado al trabajo puede ser un factor de riesgo para el desarrollo de asma.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD