PUBLICIDAD

La ingesta de alcohol causa 3 millones de muertes anuales

Según el último informe de la OMS, el consumo de alcohol está detrás una de cada 20 muertes en el mundo. Más de tres millones de personas fallecieron por su causa, cerca de 11.500 de ellas en España.
Escrito por: Caridad Ruiz

24/09/2018

La ingesta de alcohol causa 3 millones de muertes anuales

En España, en 2016, la muerte de casi 11.500 personas estuvo relacionada con el consumo de alcohol. Como si de un plumazo desaparecieran todos los habitantes de Laredo (Cantabria), por poner un ejemplo. Y si tomamos las cifras mundiales, imaginemos que se evaporase toda la población de la ciudad de Madrid, más de tres millones de personas. Este fue el número de individuos que perdieron su vida en el año 2016 en todo el mundo por culpa del alcohol, según el informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Global status report on alcohol and health 2018. Eso supone que un 5% de las muertes que se producen en el mundo se deben al alcohol. Una de cada 20. También se calcula que 2.300 millones de personas consumen alcohol. Eso supone más de la mitad de toda la población de América, Europa y el Pacífico occidental.

El alcohol no solo provoca enfermedades en las personas que lo toman, que las causa y de hecho es un factor en más de 200 enfermedades y trastornos. También detrás de su consumo hay víctimas colaterales al provocar accidentes de tráfico, actos de violencia, suicidios, problemas de comportamiento… Los hijos de madres que han bebido alcohol en el embarazo pueden nacer con síndrome alcohólico fetal, trastorno que conlleva múltiples malformaciones.

De todas las muertes atribuibles alcohol la mayoría se deben a accidentes de tráfico, cánceres, cirrosis o enfermedades cardiovasculares

De todas las muertes que se pueden atribuir a las bebidas alcohólicas, el 28% se debió a lesiones, como accidentes de tráfico, autolesiones y violencia; el 21%, a trastornos digestivos, y el 19% a enfermedades cardiovasculares. El resto se atribuyen a enfermedades infecciosas, cánceres y trastornos mentales.

Es cierto que hay un ligero descenso en el número de muertes relacionadas con el alcohol desde 2010, pero aun así siguen siendo excesivas, sobre todo, según la OMS, en Europa y América. A nivel mundial se calcula que 237 millones de hombres y 46 millones de mujeres sufren alguna enfermedad por culpa de la ingesta de bebidas espiritosas. La mayor prevalencia se da en Europa: el 14,8% de los hombres y el 3,5% de la mujeres.  Aunque los europeos beben hoy menos alcohol que en 2010, 10% menos, el viejo continente sigue teniendo el consumo per cápita más alto del mundo, con 9,8 litros en 2016. A la cabeza está Lituania con 15 litros por habitante.

Situación del consumo de alcohol en España

En España, este dato supera la media europea. Según este estudio, en 2016 el consumo per cápita de alcohol de los españoles mayores de 15 años se situó en 10 litros anuales. En 2010 fue de 10,5 litros.

Los hombres ingieren cuatro veces más que las mujeres y el tipo de sustancia preferida en España fue la cerveza (un 54%), mientras que el 18% opta por el vino y el 28% por bebidas destiladas. En el informe también se señala que en 2016 el 25,6% de toda la población española mayor de 15 años tuvo un episodio de ebriedad (que para la OMS supone la ingesta de al menos 60 g o más de alcohol puro en una ocasión), un 41,3% de hombres y un 10,7% de mujeres. Este dato llega a ser del 49,5% si se pregunta solo a los bebedores entre 15 y 19 años.

Respecto al número de muertes, 3.621 personas fallecieron en España en 2016 por cirrosis relacionadas con la ingesta de alcohol, 590 perdieron la vida en accidentes de tráfico relacionados con una excesiva ingesta de alcohol y 7.264 enfermos de cáncer perecieron porque tuvo incidencia en su enfermedad. También se calcula que un 1,2% de los hombres mayores de 15 años sufren alcoholismo y un 2,2% de mujeres. En Europa ese dato es de un 3,7%.

La OMS en el informe también da consejos sobre cómo bajar estos datos. Opina que es necesario regular la comercialización de las bebidas alcohólicas, sobre todo la venta a menores y crear normativas obligatorias sobre la publicidad. También considera que aumentar su precio a través de impuestos es la acción más efectiva para reducir el consumo. En España estas tasas se aplican a la cerveza y bebidas destiladas, pero no al vino.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD