PUBLICIDAD

La OMS reconoce el burnout (trabajador quemado) como condición médica

El síndrome del trabajador quemado o burnout ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un problema de salud asociado al trabajo, y figurará en su clasificación de enfermedades a partir de 2022.
Escrito por: Eva Salabert

28/05/2019

Hombre con el síndrome del burnout(trabajador quemado)

La nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) de la OMS que entrará en vigor en 2022 incluirá como condición médica el síndrome de desgaste emocional, que es como ha denominado este organismo al burnout o síndrome del trabajador quemado, y que estará asociado únicamente a los problemas que experimenta un individuo al desempeñar su trabajo, como estrés laboral, desgaste físico y psicológico, despersonalización de las tareas y bajo rendimiento.

Los síntomas del burnout pueden ser similares a los que manifiestan los pacientes con un trastorno de ansiedad o depresión, pero su intensidad es menor y sus causas tienen que ver con el trabajo. Se estima que este síndrome afecta al 10% de los trabajadores, y que entre el 2 y el 5% sufre una forma grave del mismo.

El burnout, una enfermedad profesional

El burnout es especialmente frecuente en las personas cuya actividad laboral conlleva el contacto continuado con el público o la atención a otras personas, como los profesionales sanitarios (médicos, enfermeras, auxiliares…), los cuidadores no profesionales de dependientes, los maestros, los vendedores que tratan directamente con el cliente, o los funcionarios de prisiones, entre otros.

El burnout es frecuente en las personas que tienen que atender a otras, como los profesionales sanitarios o los cuidadores de dependientes

Aunque el síndrome del trabajador quemado se puede caracterizar por una despersonalización e indiferencia hacia las tareas que proteja de alguna forma al individuo del desgaste emocional que sufre, algunos empleados reaccionan implicándose todavía más en su trabajo, y pueden desarrollar baja autoestima o sentimiento de culpa.

En el caso de España el burnout no está considerado como una enfermedad profesional, a pesar de que ya hay sentencias que lo reconocen como accidente laboral, y en opinión de los expertos el hecho de que la OMS lo haya incluido en el CIE-11 permitirá que este problema de salud sea más visible y facilitará su detección y tratamiento y la gestión de bajas laborales, además de contribuir a que se tomen medidas para prevenirlo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD