PUBLICIDAD

Noticias Mente y emociones

Los jóvenes que consumen speed tienen más riesgo de ictus

Los accidentes cerebrovasculares son poco comunes en menores de 45 años, sin embargo, el riesgo de ictus, sobre todo hemorrágicos, es mucho mayor entre los jóvenes que consumen metanfetaminas.
Persona con una bolsita de speed

Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos son los más habituales con el consumo de metanfetamina.

01 de Septiembre de 2017

Los problemas cerebrovasculares suelen aparecer en edades avanzadas, sin embargo, una reciente investigación, publicada en el Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry, ha observado que la incidencia de los ictus ha aumentado en los jóvenes en los últimos años. Según señala, uno de los motivos podría estar relacionado con el consumo de metanfetaminas, también conocidas popularmente como speed, meta o hielo.

La investigación, llevada a cabo por miembros de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia), se basó en un análisis de otros 370 estudios anteriores que relacionaban el consumo de metanfetamina con el riesgo de accidente cerebrovascular. De todos ellos, 77 resultaron relevantes, ya que se pudo obtener la cifra de 81 ictus hemorrágicos causados por esta droga y 17 isquémicos –producidos por un coágulo de sangre–.

Por tanto, los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos son los más habituales con el consumo continuado de metanfetamina. Según este trabajo, ocho de cada diez ictus en jóvenes consumidores de esta sustancia estimulante son por sangrado, unas tasas muy altas que preocupan a los investigadores, pues en los jóvenes en general el porcentaje de este problema es entre el 40% y el 50% del total.

Solo una de cada cuatro personas que tuvo un ictus provocado por las metanfetaminas se pudo recuperar de las lesiones

Esta droga se ha asociado a problemas vasculares como vasculitis o hipertensión arterial. Pero lo importante de todo esto, tal como advierte uno de los autores del análisis es que ese riesgo de accidente cerebrovascular en los jóvenes puede darse tan solo unas horas o días después de su consumo, y que incluso puede tener consecuencias a largo plazo o causar una muerte prematura en los jóvenes adictos al speed. El trabajo afirma que solo una de cada cuatro personas que tuvo un ictus henorrágico provocado por las metanfetaminas se pudo recuperar de las lesiones, mientras que uno de cada tres falleció.

El estudio también revela que este tipo de accidente cerebrovascular es el doble de frecuente en los hombres que en las mujeres, y al parecer, el método de consumo preferido por los jóvenes es la inhalación, aunque parece ser que el efecto sobre la salud no varía si se inhala o se inyecta.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD