PUBLICIDAD

Los narcisistas son menos vulnerables al estrés y la depresión

Las personas narcisistas –que se admiran excesivamente a sí mismos– suelen estar mal vistas por la sociedad, sin embargo, un estudio sugiere que son más felices, pues tienen menos estrés y menos posibilidades de tener depresión.
Escrito por: Natalia Castejón

04/11/2019

Persona narcisista

Tener una exagerada y excesiva admiración por el aspecto físico o las cualidades de uno mismo, rasgos característicos de una persona narcisista, no esta socialmente bien visto y aunque este comportamiento pueda irritar a algunos, un estudio ha encontrado que estos individuos tienen más probabilidades de ser felices, pues sufren menos estrés y menos posibilidades de padecer depresión que los demás.

El narcisismo es un trastorno de la personalidad que forma parte del grupo formado por el maquiavelismo, el sadismo y la psicopatía, según ha explicado Kostas Papageorgiou, autor de los estudios. Tiene dos dimensiones principales, los narcisistas grandiosos, que se preocupan mucho por el estado y el poder y presentan un sentido de importancia extremadamente exagerado, y los narcisistas vulnerables, que son más defensivos e interpretan los comportamientos ajenos como hostiles.

Los narcisistas tienen mayor resistencia mental ante el fracaso

La finalidad de las investigaciones fue comprobar si este trastorno tenía algunos rasgos positivos en el bienestar mental de los que lo padecen. Los resultados que encontraron indicaron que los narcisistas adoptaban comportamientos más arriesgados, son demasiado confiados, tienen una visión poco realista de ellos mismos, además de escasa empatía por los demás, y no presentan ni sentimiento de culpa ni vergüenza.

Las personas narcisistas tienen una mejor actitud ante el rechazo o la decepción, lo que hace que tengan más éxito laboral y social

Por otro lado, encontraron que las personas con este trastorno tienen más probabilidades de tener éxito en la vida social y laboral, pues los que tienen un narcisismo grandioso son menos propensos a tener síntomas de depresión y estrés. Esto se debe a que presentan una mayor resistencia mental, entendida como una mejor actitud ante el rechazo o la decepción.

A estas conclusiones se ha llegado tras tres investigaciones en las que han participado más de 700 personas en cada una, realizadas por miembros de la Universidad de Queen’s en Belfast (Irlanda del Norte) y que se han resumido en dos publicaciones, una en la revista European Psychiatry y la otra en Personality and Individual Differences.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD