PUBLICIDAD

Identifican un posible biomarcador del aneurisma de aorta abdominal

Las lipoproteínas que transportan el colesterol bueno o HDL se oxidan en los pacientes con aneurisma aórtico abdominal, y detectar esta alteración en la sangre podría ayudar a diagnosticar la enfermedad precozmente.
Escrito por: Eva Salabert

07/05/2019

Aneurisma de aorta abdominal

El aneurisma es un problema de salud que consiste en una dilatación patológica de un vaso sanguíneo, que en el caso de que afecte a la aorta abdominal no manifiesta síntomas y por tanto es muy difícil de diagnosticar precozmente, lo que puede complicar su tratamiento y empeorar el pronóstico. De ahí la importancia de encontrar biomarcadores que permitan detectar su aparición cuanto antes.

Un grupo de investigadores españoles del CIBERDEM y el CIBERCV han descubierto ahora que las lipoproteínas que se encargan de transportar el colesterol HDL (el 'bueno') pierden sus propiedades cardioprotectoras al oxidarse en las personas que tienen un aneurisma de aorta abdominal (AAA), y que es posible detectar esta modificación oxidativa en la sangre, por lo que el hallazgo podría constituir un biomarcador para identificar a los afectados por esta patología.

Alteraciones que se pueden detectar en la sangre

Los autores de la investigación han explicado que las alteraciones oxidativas que han observado se pueden medir en la sangre de las personas con un AAA, y que podrían servir como biomarcadores para facilitar el diagnóstico de esta enfermedad. Y añaden que, de hecho, en estudios previos ya habían comprobado que los pacientes con estos aneurismas tenían alteraciones en la composición de las HDL y una disminución de su capacidad cardioprotectora para prevenir la acumulación de colesterol en los macrófagos de la pared arterial.

Las alteraciones oxidativas se pueden medir en la sangre de las personas con aneurisma de aorta abdominal y podrían facilitar el diagnóstico de esta enfermedad

Para realizar el estudio –publicado en Ebiomedicine– estos científicos han empleado técnicas proteómicas de última generación desarrolladas por ellos mismos, y que les han permitido analizar en profundidad cualquier clase de modificación postraduccional experimentada por las proteínas y detectar así que el AAA provocaba la oxidación de la principal proteína que compone las HDL.

Jesús Vázquez, investigador del CIBERCV y el CNIC, ha indicado que han observado cómo se produce la pérdida de funcionalidad a causa de la oxidación de la partícula, lo que sugiere que esa oxidación puede constituir un posible biomarcador del aneurisma aórtico abdominal.

En la actualidad no se dispone de tratamientos farmacológicos para prevenir esta dilatación de la aorta que puede evolucionar hasta que se rompe la arteria, una situación que provoca la muerte de entre el 1 y el 2% de los afectados, y solo se realiza cirugía cuando el tamaño del AAA supera los 5 cm. Encontrar biomarcadores circulantes contribuiría a mejorar el diagnóstico y a desarrollar nuevas opciones terapéuticas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD