Los pacientes con apnea del sueño pueden presentar COVID-19 más grave

Los pacientes con apnea obstructiva del sueño pueden presentar COVID-19 con un pronóstico más grave, por lo que deben conocer este riesgo adicional y extremar las precauciones, según concluye una revisión de estudios.
Escrito por: Natalia Castejón

18/09/2020

Pacientes con apnea del sueño pueden presentar COVID-19 más grave

Los pacientes con síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) –un trastorno en las vías respiratorias que provoca su obstrucción durante el sueño y una reducción en la cantidad de oxígeno en sangre– podrían presentar un mayor riesgo de sufrir resultados adversos por  COVID-19 que aquellos que no tienen este problema de salud. Así lo ha asegurado una revisión sistemática de estudios hecha por la Universidad de Warwick (Reino Unido).

La investigación ha indicado que muchos de los factores de riesgo que se han asociado con la apnea del sueño también causan más riesgo o más gravedad en los casos de COVID-19, como puede ser la obesidad, la diabetes y la hipertensión arterial. No obstante, los autores de esta revisión de estudios querían saber si el SAOS confería un riesgo adicional antes y durante la infección con SARS-CoV-2.

El COVID-19 podría aumentar la inflamación y el estrés oxidativo

Los resultados obtenidos mostraron que muchos de los pacientes que habían ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) tenían apnea obstructiva del sueño. Según han explicado, es probable que el COVID-19 incremente la inflamación, el estrés oxidativo y afecte a las vías de la bradicinina –un péptido que causa vasodilatación–, unos problemas de salud que serían comunes con la apnea obstructiva del sueño. Compartir estos trastornos podría ser la causa por la que la enfermedad se manifestaría de manera más agresiva en estos pacientes.

Los pacientes diabéticos con COVID-19 que estaban siendo tratados por apnea obstructiva del sueño tenían un riesgo 2,8 veces mayor de fallecer al séptimo día tras el ingreso

Uno de los estudios, realizado en pacientes diabéticos hospitalizados por COVID-19 y que estaban siendo tratados por apnea obstructiva del sueño indicó que tenían un riesgo 2,8 veces mayor de fallecer al séptimo día después de ser ingresados en el hospital. A pesar de estos resultados, los investigadores afirman que la pandemia ha podido influir en el diagnóstico de nuevos pacientes con SAOS, por lo que se hace difícil determinar cuántas personas podrían haber tenido complicaciones debido al SARS-CoV-2.

Para llegar a estas conclusiones, que han sido publicadas en la revista Sleep Medicine Reviews, analizaron 18 estudios hechos antes de junio de 2020 sobre la apnea del sueño y el COVID-19, diez de ellos relacionados con el diagnóstico, tratamiento y manejo del SAOS y ocho con el riesgo existente de muerte por COVID-19.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD