PUBLICIDAD

Ramucirumab muestra su eficacia contra cáncer de hígado avanzado

El fármaco ramucirumab ha resultado eficaz para tratar el tipo de cáncer de hígado más frecuente, el carcinoma hepatocelular, al lograr una mejoría en la supervivencia de pacientes que no habían respondido a otras terapias.
Escrito por: Eva Salabert

25/01/2019

Gráfico de un hígado afectado de cáncer

El carcinoma hepatocelular (HCC) supone el 90% de los tumores primarios de hígado, y su pronóstico depende de varios factores, como el estadio en que se encuentra cuando es diagnosticado, la gravedad del daño en el hígado, los niveles de alfafetoproteína (AFP) –que cuando son elevados indican mal pronóstico– o la histopatología. Además, los fármacos que se emplean en su tratamiento no siempre obtienen buenos resultados y tienen efectos tóxicos asociados.

Ahora, una nueva investigación, que se ha publicado en The Lancet Oncology, ha demostrado que ramucirumab, un anticuerpo monoclonal que inhhibe de forma específica el receptor VEGFR2 que interviene en el proceso de angiogénesis –creación de nuevos vasos sanguíneos del tumor que fomenta su crecimiento–, puede mejorar la supervivencia de pacientes con niveles altos de alfafetoproteína, que no han respondido al tratamiento con sorafenib.

Ramucirumab puede mejorar la supervivencia de pacientes con tumores de hígado con niveles altos de alfafetoproteína

Mayor supervivencia en pacientes con tumores agresivos

En el nuevo estudio han participado 292 pacientes procedentes de 92 hospitales situados en 20 países, que padecían cáncer de hígado en fase avanzada y con tumores muy agresivos que se asocian a una supervivencia natural de 5 meses, y en los que se ha conseguido prolongar la supervivencia hasta los 8 meses, con un buen perfil de seguridad.

El Dr. Josep M Lovet, profesor ICREA del IDIBAPS, y uno de los autores del trabajo, ha explicado que ramucirumab es el quinto medicamento que resulta efectivo para tratar el HCC y el primero que se administra teniendo en cuenta la presencia de un biomarcador concreto –AFP–, y que emplear biomarcadores para seleccionar a los pacientes permite avanzar hacia terapias de medicina personalizada, lo que mejora los beneficios clínicos y reduce la exposición a la toxicidad de otras sustancias que puedan ser menos efectivas.

 

 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD