PUBLICIDAD

Hallan un biomarcador que permite predecir el cáncer de riñón

Gracias al biomarcador KIM-1, que se puede encontrar gracias a un sencillo análisis de sangre o de orina, podría ser posible predecir el riesgo de sufrir cáncer de riñón incluso cinco años antes de ser diagnosticado.
Escrito por: Natalia Castejón

14/08/2018

Biomarcador en el análisis de orina y sangre

El cáncer de riñón es uno de los cánceres que no suele provocar síntomas y que, cuando aparecen los primeros, como la sangre en la orina, ya hay pocas opciones de cura. Ahora, gracias a un grupo de investigadores del Hospital Brigham and Women’s (EE.UU.), se ha dado un paso más allá y podría predecirse el riesgo de tener carcinomas renales con células claras (CCR) –el tumor más común del cáncer de riñón– incluso cinco años antes del diagnóstico, gracias a una pequeña muestra de sangre o de orina.

La investigación, publicada en la revista Clinical Cancer Research, analizó la presencia del biomarcador Kidney-injury-molecule-1 (KIM-1), que suele estar presente en pequeñas dosis en personas sanas, como una señal de alerta prematura de cáncer de riñón. Para ello tomaron muestras de 190 personas inscritas en el Estudio Prospectivo Europeo sobre el Cáncer y la Nutrición (EPIC) que habían desarrollado CCR y que fueron comparadas con otros 190 participantes sanos.

Tener en cuenta la presencia de KIM-1 en sangre y orina podría duplicar la precisión de las pruebas diagnósticas prematuras del cáncer de riñón

Una ayuda para detectar de forma más precisa el cáncer renal

Los resultados fueron que aquellos que más tarde presentaron cáncer renal tuvieron de media el doble de concentración de KIM-1 en sangre y orina que los que se mantuvieron sin esta enfermedad. Por lo que Venkata Sabbisetti, una de las autoras del estudio, ha expuesto que podría ayudar a detectar de manera precoz este tipo de tumores, que afectan a 9 personas de cada 100.000 en España cada año, y que cuando se detecta ya en estado avanzado tiene una mortalidad muy alta.

Los investigadores han señalado que si en las pruebas para predecir el cáncer de riñón se tiene en cuenta la presencia de KIM-1, podría duplicarse la precisión de la prueba diagnóstica, lo que reduciría la alta tasa de mortalidad por cáncer de riñón al poder tratarse a tiempo. Aunque han advertido que este biomarcador debe valorarse junto con otros propios de esta enfermedad renal para conseguir un resultado más fiable.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD