PUBLICIDAD

Nueva clasificación para personalizar tratamientos contra el cáncer

Una nueva herramienta que clasifica las mutaciones del ADN tumoral –la escala ESCAT–, permitirá personalizar y optimizar las terapias oncológicas para administrar la más adecuada a cada paciente con cáncer.
Escrito por: Eva Salabert

23/08/2018

Cadena de ADN

Photo by quimono on Pixabay

Las alteraciones en el ADN tumoral podrán ser clasificadas de acuerdo a su importancia como marcadores para determinar cuál es el tratamiento más indicado para un paciente con cáncer, gracias a la nueva escala ESCAT, que acaba de ser aprobada por especialistas en oncología de Europa y América del Norte, y se ha publicado en Annals of Oncology.

Identificar a los pacientes con cáncer que responderán mejor a determinadas opciones terapéuticas permite personalizar y optimizar las terapias oncológicas. La nueva escala se basa en las pruebas clínicas para averiguar cuáles son los fármacos más apropiados según las mutaciones genómicas de los pacientes, y facilitará la comunicación entre los médicos y la explicación a dichos pacientes de los posibles beneficios del tratamiento.

Identificar a los pacientes con cáncer que responderán mejor a determinadas opciones terapéuticas permite personalizar y optimizar las terapias

Un apoyo a la medicina de precisión

Como ha explicado el profesor Fabrice André, presidente del Grupo de Trabajo de Investigación Traslacional y Medicina de Precisión de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), puede resultar difícil interpretar la información disponible sobre la constitución genética del cáncer de cada paciente para decidir cuál es el tratamiento más adecuado para él, y la nueva escala ayudará a determinar cuáles son las mutaciones del ADN de los tumores que se consideran marcadores para elegir los fármacos dirigidos o el acceso a ensayos clínicos, y cuáles no son relevantes.

La ESCAT facilitará, por tanto, la implementación de la medicina de precisión en el abordaje clínico del cáncer, contribuyendo a estandarizar la interpretación de los datos genómicos relevantes. Y, como afirma el profesor André, al ordenar el análisis de mutaciones los profesionales podrán hablar el mismo idioma a la hora de clasificarlas y priorizar su uso para mejorar la asistencia a los pacientes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD