PUBLICIDAD

Alivian la neuropatía diabética administrando monóxido de carbono

Un fármaco que libera monóxido de carbono de forma controlada, llamado CORM-2, logra aliviar la neuropatía diabética en ratones con diabetes tipo 1, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.
Escrito por: Eva Salabert

07/12/2018

Paciente de neuropatía diabética

Se estima que uno de cada tres pacientes con diabetes mellitus padece dolor neuropático; de hecho, la neuropatía diabética periférica es una de las principales complicaciones de esta enfermedad. El abordaje de este tipo de dolor, cuyas bases fisiológicas no se conocen con exactitud, podría ser más fácil gracias a un nuevo fármaco –CORM-2–, que se basa en moléculas que liberan monóxido de carbono, y que ha resultado eficaz en un ensayo realizado en ratones con diabetes tipo 1.

Los autores del estudio, científicos del Institut d’Investigació Biomèdica Sant Pau (IIB Sant Pau), Institut de Neurociències de la Universitat Autònoma de Barcelona y al CIBER de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM), han identificado los mecanismos moleculares que intervienen en los efectos antiinflamatorios y antioxidantes por medio de los cuales ejerce su acción el medicamento.

Sumario: CORM-2 ha obtenido resultados satisfactorios en modelos experimentales de dolor inflamatorio y neuropático

Moléculas que liberan monóxido de carbono de forma controlada

Los resultados de la investigación, publicados en PLoS One, sugieren que el monóxido de carbono podría constituir una opción terapéutica eficaz para aliviar el dolor neuropático, aunque los investigadores afirman que para ello es necesario disponer de una formulación galénica con la que sea posible dispensar o liberar de forma controlada esta sustancia a partir de agentes no tóxicos.

Para ello, las moléculas liberadoras de monóxido de carbono o CORM (Carbon Monoxide-Releasing Molecules) suponen una buena alternativa a la inhalación de este gas, ya que se ha comprobado que mantienen sus propiedades beneficiosas, pero resultan menos peligrosas. En concreto, CORM-2 ha obtenido resultados satisfactorios en modelos experimentales de dolor inflamatorio y neuropático en los ensayos realizados por el equipo liderado por Olga Pol, del grupo de Neurofarmacología Molecular del Instituto del IBB Sant Pau.

Aunque los ratones diabéticos tratados con este fármaco experimentaron una mejora de la neuropatía relacionada con cambios positivos en la expresión de marcadores de neuroinflamación y estrés oxidativo, también se observaron efectos secundarios no deseados, ya que el tratamiento provocó que aumentaran, aunque de forma moderada, los niveles circulantes de colesterol en los animales, por lo que los autores del trabajo señalan que es necesario continuar investigando para probar la efectividad de otras formulaciones que resulten más seguras.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD