PUBLICIDAD

Descubren por qué fumar aumenta el riesgo de diabetes

El gen Tcf712, que interviene en la regulación de los niveles de glucosa en sangre, tiene un papel clave en la respuesta del cerebro a la nicotina y podría explicar por qué la diabetes es más frecuente en los fumadores.
Escrito por: Eva Salabert

18/10/2019

Adicción a la nicotina

Un estudio realizado en ratas ha descubierto que la actividad de un gen –el factor de transcripción 7-like 2 (Tcf7l2)– está relacionada con el hecho de que el consumo de tabaco aumente las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2. Aunque ya se sabía que la diabetes es más frecuente entre los fumadores, no se conocían las causas, y la nueva investigación, publicada en Nature, ha encontrado una posible explicación a esta asociación.

El Tcf7l2 regula la expresión de los genes en el páncreas y el hígado, que determinan los niveles de glucosa en la sangre, y se había comprobado que las variaciones en este gen incrementaban las posibilidades de sufrir diabetes tipo2, pero se desconocía su función en el cerebro. En el nuevo estudio se ha comprobado que este gen también interviene en la regulación de la respuesta a la nicotina de las células de la habénula, una zona del cerebro que influye en las conductas de recompensa y aversión.

Alteraciones del gen Tcf7l2 influyen en la adicción a la nicotina

Los autores del trabajo, investigadores de Facultad de Medicina Icahn del Hospital Mount Sinai (Nueva York, Estados Unidos), decidieron eliminar el gen Tcf7l2 en un grupo de ratas, y observaron que los animales modificados consumían cantidades de nicotina mucho mayores que aquellos con el gen funcional, y que el hecho de eliminarlo había provocado una reducción de los receptores nicotínicos en la habénula medial, por lo que la nicotina tenía menos capacidad de activar el circuito de aversión en esta región cerebral.

Las ratas que carecían del gen Tcf712 consumieron cantidades de nicotina mucho mayores que aquellas con el gen funcional

La disfunción del gen en la habénula no solo aumentó el consumo de nicotina de las ratas, sino que comprobaron con sorpresa que también disminuían los aumentos de glucosa en sangre impulsados por la nicotina, y protegía frente al desarrollo de anomalías asociadas a la diabetes en los niveles de glucosa en sangre. Esto sugiere que existe una relación entre el consumo de nicotina y el desarrollo de diabetes tipo 2, que se debería tener en cuenta a la hora de elaborar medidas para prevenir y tratar ambos problemas de salud.

Paul J. Kenny, director del Departamento de Neurociencia en el citado centro, y principal autor del estudio, ha afirmado que se trata de importantes hallazgos porque han identificado un mecanismo que controla las propiedades adictivas de la nicotina, y además revelan que los circuitos cerebrales involucrados en la adicción también influyen en la aparición de enfermedades que antes se creía que estaban relacionadas con los efectos del tabaco fuera del cerebro.

Si los resultados que se han obtenido con las ratas se confirman en individuos fumadores, podría sugerir que las variaciones en el gen Tcf7l2 podrían afectar tanto al riesgo que tiene una persona de ser adicta al tabaco, como a sus probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 asociada al consumo de esta sustancia.

Además, las conclusiones de la investigación apuntan a que esta patología endocrina, y posiblemente otras relacionadas con el tabaquismo y en las que influyan anomalías en el sistema nervioso autónomo –como las enfermedades cardiovasculares– se originarían en el cerebro e implicarían interacciones interrumpidas entre la habénula y el sistema nervioso periférico inducidas por la nicotina.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD