PUBLICIDAD

Nuevo fármaco para la diabetes reduce peso y el riesgo cardiovascular

Ozempic (semaglutida), un nuevo fármaco para tratar la diabetes tipo 2 que ya está disponible en España, permitirá controlar la glucemia, además de ayudar a perder peso y a reducir el riesgo de eventos cardiovasculares.
Escrito por: Eva Salabert

17/05/2019

Nuevo fármaco para la diabetes

Alrededor del 90% de los pacientes con diabetes tipo 2 padece también sobrepeso u obesidad, lo que incrementa las probabilidades de que desarrollen otras complicaciones asociadas a esta enfermedad endocrina, como trastornos cardiovasculares. A partir de ahora, un nuevo fármaco disponible en el mercado desarrollado por Novo Nordisk –Ozempic (semaglutida)– les ayudará tanto a disminuir los niveles de glucosa y el exceso de peso, como a reducir hasta un 26% el riesgo de sufrir un episodio cardiovascular grave, como un ictus o un infarto.

Este medicamento, que se administra por vía subcutánea una vez a la semana, ha demostrado su seguridad y eficacia en los ensayos clínicos, en los que se ha comprobado su gran capacidad para disminuir los problemas cardiovasculares y favorecer la pérdida de peso, mejorando la calidad de vida de los pacientes y aumentando su longevidad.

Ozempic ha demostrado reducir hasta un 26% los eventos cardiovasculares graves como ictus e infarto

Mads W. Ø. Larsen, director general de Novo Nordisk en España, ha destacado que es un fármaco innovador y muy potente que representa una gran oportunidad para mejorar el tratamiento de la diabetes tipo 2 –que solo en España afecta a unos 5,3 millones de personas–, y que además va a permitir una reducción en los costes económicos y sanitarios que provoca esta enfermedad y sus complicaciones en nuestro país.

Semaglutida reduce mejor la glucemia sin causar hipoglucemias

En la serie de ensayos clínicos SUSTAIN que se han llevado a cabo para probar el fármaco, han participado 8.000 pacientes, en los que se ha comparado semaglutida tanto en combinación, como en monoterapia, y cuyos resultados han mostrado que reducía mejor la glucemia y la hemoglobina glicosilada sin causar hipoglucemias –que perjudican la salud del paciente–, sin dañar el riñón, y con una significativa reducción de eventos cardiovasculares, sobre todo en los individuos con mayor riesgo.

En opinión del Dr. Esteban Jódar, jefe del Departamento de Endocrinología y Nutrición de los hospitales madrileños Quirónsalud de Pozuelo, Juan Bravo y San José, este medicamento cubre una necesidad terapéutica respecto a las enfermedades cardiovasculares que muchas veces coexisten con la diabetes y que suponen seis de cada 10 años de vida perdidos, además de deteriorar la calidad de vida de los afectados.

Este experto también ha explicado que aunque Ozempic no cura la diabetes tipo 2, permite controlar al 80% de los pacientes, y ayuda a perder unos seis kilos de peso, que en algunos casos pueden llegar a 15, lo que facilita el control de la enfermedad. A largo plazo, añade, no solo previene graves problemas de salud, sino los costes asociados a su tratamiento o al ingreso hospitalario.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD