PUBLICIDAD

La FDA aprueba el primer fármaco sin inyecciones para la hipoglucemia

La FDA norteamericana ha aprobado la comercialización de Baqsimi, un fármaco en formato polvo con glucagón para tratar la hipoglucemia severa que no requiere de inyección, sino que se administra por vía nasal.
Escrito por: Natalia Castejón

29/07/2019

Mujer utilizando un fármaco nasal para la hipoglucemia

Tratar los casos de hipoglucemia severa –una bajada repentina de los niveles de azúcar en sangre– será más sencillo y no requerirá inyecciones gracias al Baqsimi, un nuevo fármaco, seguro y eficaz que se administra por vía nasal, que ha sido aprobado por la Agencia de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para pacientes con diabetes a partir de los cuatro años.

Hasta ahora, este tipo de tratamiento para la hipoglucemia solo podía administrarse mediante una inyección de glucagón, que debía ser preparada con anterioridad y mantenida refrigerada. Estos inconvenientes hacían que fuera más difícil transportarla y tenerla disponible ante emergencias de hipoglucemia, que pueden darse en cualquier momento y lugar, y que suelen dejar al afectado mareado y aturdido, por lo que es necesaria la ayuda de otra persona para administrar un tratamiento tan complejo.

El fármaco Baqsimi es portátil y está listo para ser administrado ante una hipoglucemia en cualquier momento y lugar

Con el fármaco Baqsimi todo cambia, al estar presentado en monodosis de 3 mg de polvo puede transportarse sin necesidad de refrigeración y como su administración es vía nasal cualquier persona puede ayudar a los pacientes a recibir la dosis con facilidad, en caso de que estén mareados o inconscientes. El polvo de glucagón aumenta los niveles de azúcar en sangre estimulando el hígado, que responde liberando glucosa que tiene almacenada en el torrente sanguíneo, al contrario de los efectos de la insulina.

Contraindicaciones y efectos secundarios del fármaco Baqsimi

Para demostrar su eficacia y seguridad, la FDA llevó a cabo dos estudios con 83 y 70 pacientes adultos con diabetes y se observó que el fármaco Baqsimi fue capaz de aumentar los niveles de azúcar en sangre en los participantes. Además, se hizo un ensayo con 48 niños mayores de cuatro años que tenían diabetes tipo 1 y en los que se obtuvieron resultados muy parecidos a los de los adultos.

Aunque este medicamento suponga un gran avance para los pacientes con hipoglucemia, existen restricciones de uso. Las personas con insulinomas –tumores situados en el páncreas–, feocromocitomas –tumores extraños de tejidos en las glándulas suprarrenales–, o individuos con hipersensibilidad al glucagón, no deben usar este fármaco. Además, tiene que ser usado con precaución y bajo prescripción médica cuando exista una insuficiencia suprarrenal o hipoglucemia crónica.

Entre los efectos secundarios que puede provocar el Baqsimi se encuentran los asociados habitualmente al uso de glucagón inyectable, como dolor de cabeza, náuseas y vómitos, junto con picor, enrojecimiento e irritación de los ojos y el tracto respiratorio superior, debidos a la administración nasal del nuevo formato.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD