PUBLICIDAD

Desarrollan una terapia más eficaz para tratar el ictus en diabéticos

Una investigación de la Universidad de Navarra ha descubierto que la proteína MMP-10 podría mejorar el tratamiento del ictus en pacientes diabéticos al reducir el daño cerebral sin que aparezcan hemorragias.
Escrito por: Caridad Ruiz

28/09/2018

Desarrollan una terapia más eficaz para tratar el ictus en diabéticos

Photo by Pixabay

Científicos españoles han desarrollado una nueva terapia con una proteína, la MMP-10 para tratar el ictus en pacientes diabéticos. Esta proteína ha demostrado ser capaz de reducir el daño cerebral tras un ictus en animales diabéticos sin producir complicaciones hemorrágicas, como ocurre con los fármacos que se utilizan hoy en día. La investigación, desarrollada en el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra, perteneciente al CIBERCV, y del Complejo Hospitalario de Navarra, se ha publicado en la revista científica Translational Stroke Research.

Uno de los factores de riesgo del ictus, además de la edad, es la diabetes. Esta patología no solo aumenta las posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular, también reduce en un 50% la efectividad del único tratamiento farmacológico aprobado, el actividador plasminógeno tisular (tPA), que ayuda a que el trombo se disuelva. Además, este fármaco solo se puede emplear en las primeras horas tras el ictus y puede causar hemorragias. En los pacientes diabéticos, el tratamiento resulta más complicado. En primer lugar porque esas pérdidas de sangre pueden ser mayores, y, en segundo, porque los trombos son más resistentes.

El tratamiento trombolítico con MMP10 es más efectivo

La MMP-10 forma parte de las metalproteasas (MMPs), un grupo de proteínas implicadas en los procesos que controlan la coagulación de la sangre. Anteriores estudios del CIMA había demostrado la capacidad de la MMP-10 para disolver trombos cerebrales en animales. Pero el nuevo estudio ha demostrado más beneficios. Así, parece ser más efectiva que el tPA para reducir el daño cerebral en ratones diabéticos y además aumenta la eficacia de este fármaco en los ictus asociados a la diabetes.

El tratamiento actual para el ictus en pacientes diabéticos resulta peligroso por el riesgo asociado de hemorragias

Este trabajo abre una vía de investigación para el tratamiento de los infartos cerebrales en enfermos diabéticos. El objetivo es encontrar fármacos que consigan disolver los trombos, y así que las arterias ocluidas recuperen su función y que el flujo sanguíneo llegue de nuevo al cerebro.

El ictus es una enfermedad cerebrovascular provocada por un trombo que impide que al cerebro le llegue suficiente sangre. Las células nerviosas al verse privadas de oxígeno y nutrientes durante un tiempo mueren. Las consecuencias y el daño irreparable que provoca deprende del área del cerebro que se queda sin flujo sanguíneo. Es la primera causa de mortalidad entre las mujeres españolas y la segunda en los hombres. En España, más de 110.00 personas sufren un ictus cada año, según la Sociedad Española de Neurología.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD