PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Salud al día

Un nuevo tratamiento puede reducir las lesiones neuronales del ictus

Administrar riboflavina para bloquear el glutamato –relacionado con la aparición de lesiones neuronales tras un ictus– muestra su eficacia en un estudio, y podría convertirse en un nuevo tratamiento de esta enfermedad.
Escrito por: Eva Salabert

08/08/2018

ictus

Investigadores españoles del laboratorio de neurociencias clínicas del Instituto de Investigación Sanitaria del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) han comprobado que el tratamiento con riboflavina (vitamina B2) en modelos animales (ratones) provoca una disminución del glutamato en la sangre que se asocia con una reducción significativa del tamaño del ictus.

El objetivo del estudio, denominado 'Validación clínica del atrapamiento de glutamato en la sangre en el ictus isquémico', y que se ha publicado en Annals of Neurology, era descubrir nuevas opciones terapéuticas que se pudiesen emplear antes incluso de que la persona que ha sufrido un ictus llegue a un hospital; es decir, que fuese posible aplicar el tratamiento en un centro de salud o durante su traslado en ambulancia.

Tratar al paciente en las primeras horas tras producirse el ictus es clave para prevenir secuelas

Bloquear el glutamato para prevenir las secuelas del ictus

La nueva estrategia terapéutica, que se basa en bloquear el glutamato, un compuesto relacionado con el daño neuronal que provoca el ictus, se probó en un ensayo clínico en el que participaron 50 pacientes. A pesar de que los investigadores reconocen que es una muestra muy pequeña, el glutamato se redujo significativamente en el grupo tratado en comparación con el que actuó como control, por lo que consideran que podría convertirse en una nueva alternativa de tratamiento.

El equipo de científicos llevaba años investigando para encontrar un medicamento capaz de disminuir las lesiones neuronales provocadas por los accidentes cerebrovasculares, ya que los tratamientos que se utilizan en la actualidad solo resultan beneficiosos para aproximadamente el 20% de los pacientes, y es frecuente que el ictus deje secuelas que solo se podrían evitar tratando al afectado en las primeras horas tras producirse el ataque.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD