PUBLICIDAD

Hallan una célula capaz de curar el corazón lesionado tras un infarto

El remedio para sanar un corazón dañado por un infarto podría estar en el propio órgano, ya que en una universidad canadiense han descubierto unas células en el pericardio que ayudan a reparar los tejidos cardiacos.
Escrito por: Caridad Ruiz

18/07/2019

Mujer mostrando un corazón

Entre las dos capas del pericardio –la membrana que rodea el corazón– se encuentra un líquido rico en unas células que podrían ayudar a curar las lesiones cardíacas que se producen tras un infarto de miocardio, según han descubierto investigadores de la Universidad de Calgary, en Canadá.

Hasta ahora nadie se había planteado la posibilidad de que células situadas fuera del corazón pudiesen ayudar a reparar este órgano y, por tanto, se desconocía su existencia y su potencial. Sin embargo, en tan solo tres años los científicos de la universidad canadiense han trasladado la investigación del laboratorio y los modelos animales a las personas.

Células capaces de regenerar el tejido cardíaco

La célula descubierta, un macrógafo de la cavidad pericárdica Gata6 +, según publica la revista Immunity, se encontró primero en el líquido pericárdico de un ratón, y comprobaron que tras provocar un infarto a los animales esos macrófagos invadían el epicardio, una de las capas del pericardio. A continuación, en el Instituto Cardiovascular Libin de Alberta, hallaron esta pobación celular en el pericardio de pacientes con el músculo cardíaco lesionado.

Estas células podrían ser clave para regenerar el tejido cardíaco de los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio

Este hecho confirma que estas células podrían ser clave para regenerar el tejido cardíaco y para encontrar algún fármaco o terapia poco invasiva para los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio. Además, y según afirman los autores del estudio, su hallazgo pone en entredicho los procedimientos quirúrgicos que eliminan el pericardio.

Los resultados del estudio son muy importantes teniendo en cuenta que un tercio de las muertes que se producen en todo el mundo se deben a enfermedades cardíacas, precisamente por la escasa capacidad del corazón para repararse a sí mismo. El siguiente paso será realizar un estudio amplio sobre cómo estas células logran sanar el corazón humano que ha sufrido un infarto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD