Confirman que el coronavirus chino nCoV se transmite entre personas

Las autoridades sanitarias chinas han confirmado que el misterioso coronavirus chino 2019-nCoV puede transmitirse entre personas, pero a pesar de notificarse los primeros contagios en Tailandia, Japón o Corea del Sur, el riesgo de epidemia en países como España es bajo.
Escrito por: Eva Salabert

14/01/2020

Coronavirus chino 2019-nCoV

(Actualizado 22 de enero de 2020). En diciembre de 2019 se detectó un misterioso brote de neumonía en la ciudad de Wuhan (China), cuyo origen es, aún hoy, desconocido. Sin embargo, tras realizarse pruebas de laboratorio en todos los casos sospechosos identificados, otros patógenos respiratorios como la gripe, la gripe aviar, el adenovirus, el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV) y el síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS-CoV) se descartaron como la causa.

Posteriormente las autoridades sanitarias chinas informaron de que el responsable de la infección que hasta ese momento había afectado a 41 personas –una de las cuales había fallecido– era un nuevo coronavirus, nCoV (2019-nCoV o SARS-CoV-2), aislado por primera vez el siete de enero, y que probablemente procede de alguno de los animales que se comercializaban en un mercado de pescados y mariscos de la ciudad, que visitaban, o en el que trabajaban, la mayoría de los enfermos. A día de hoy, los casos confirmados ascienden a 283 (278 en China, dos en Tailandia, uno en Japón, uno en Corea del Sur y uno en Estados Unidos), y seis víctimas mortales.

La investigación epidemiológica preliminar determinó que el origen de la infección se encontraba en el citado mercado, que se cerró el uno de enero, y que no parecía que se transmitiera de persona a persona, a pesar de lo cual no se descartaba esa posibilidad, motivo por el cual los pacientes permanecen aislados. No obstante, el lunes 20 de enero, la Comisión Nacional de China ha confirmado que se han registrado casos de contagio en el personal sanitario tal y como recoge la agencia oficial Xinhua. Además, el neumólogo que descubrió el coronavirus del SARS en 2003,  Zhong Nanshan, ha afirmado la existencia del contagio entre humanos al detectar una infección entre familiares en la provincia china de Cantón (Guangdong). 

De todos los casos diagnosticados con el nuevo coronavirus 2019-nCoV en el gigante asiático, 258 se han dado en Wuhan, 14 en la provincia de Guangdong y cinco individuos en Pekín.

China ha compartido la secuencia genética del nuevo coronavirus 2019-nCoV, lo que facilitará que otros países puedan desarrollar kits diagnósticos específicos

Los síntomas de este coronavirus SARS-CoV-2 que pueden alertar del contagio son fiebre, dificultades para respirar en algunos casos, y la presencia observable en las radiografías de tórax de infiltrados neumónicos invasivos en ambos pulmones.

Las autoridades sanitarias chinas han informado de que se está monitoreando a cientos de personas que han podido entrar en contacto con el virus o los enfermos –incluyendo a los profesionales sanitarios que han atendido a los infectados–, y también la Organización Mundial de la Salud (OMS) vigila de cerca la situación y ha elaborado una guía técnica sobre el SARS-CoV-2, que actualizará cuando obtenga nuevos datos. El Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha convocado para el miércoles 22 de enero un Comité de Emergencia según el Reglamento Sanitario Internacional, con el fin de evaluar la situación y determinar si el brote constituye una emergencia de salud pública de interés internacional y qué recomendaciones deberían hacerse para manejarlo.

Primeros afectados por el 2019-nCoV en otros países asiáticos

China ha compartido la secuencia genética del nuevo coronavirus, lo que facilitará que otros países puedan desarrollar kits diagnósticos específicos. La OMS no ha recomendado que se establezcan restricciones de viaje o comercio con China, ni que los viajeros adopten precauciones específicas, pero sí que acudan al médico en caso de presentar síntomas compatibles con la infección y le informen de su viaje.

El lunes 13 de enero se confirmaba un primer caso en Tailandia en una viajera procedente de Wuhan (aunque la fuente exacta del contagio se desconoce), y hasta ahora las autoridades en Tailandia y Japón han identificado al menos tres casos, todos ellos asociados a recientes viajes desde China.

El lunes 20 de enero Corea del Sur reportó también un primer caso en una mujer china de 35 años procedente de Wuhan, que dio positivo en las pruebas de detección del nCoV un día después de llegar a Seúl. Actualmente, al menos media docena de países en Asia y tres aeropuertos de Estados Unidos han comenzado a realizar cribados a los pasajeros que llegan en aerolíneas procedentes de China central.

Riesgo bajo de contagio del coronavirus chino en España

En España, el Ministerio de Sanidad ha publicado un informe en el que señala que el riesgo de que el agente infeccioso llegue a nuestro país es muy bajo, ya que Wuhan no es un destino turístico habitual y no hay vuelos directos a esta ciudad desde ningún aeropuerto español.

Sin embargo, y aunque la OMS considera que la amenaza de que se produzca una epidemia es baja y que China dispone de un sistema sanitario capaz de gestionar brotes infecciosos de forma eficaz, también señala que en las próximas semanas es necesario recabar más información para comprender mejor el estado actual del brote y su epidemiología.

Las autoridades epidemiológicas chinas apuntan que la epidemia todavía se encuentra en sus primeras etapas. El temor ahora pasa por los millones de desplazamientos que se esperan durante las próximas vacaciones por el Año Nuevo Lunar de China, motivo por el cual Zhong Nanshan predice un incremento en los casos de este tipo de neumonía viral, aunque también ha expresado su confianza en poder poner freno a la propagación del virus, apuntando para ello al descubrimiento, diagnóstico, tratamiento y cuarentena tempranos como la manera más efectiva de controlar el brote.

Algunos coronavirus son letales

Los coronavirus constituyen una gran familia de virus que en algunos casos provocan enfermedades en las personas, y en otros circulan entre los animales (incluyendo a los camellos, gatos o murciélagos). Estos patógenos pueden causar patologías leves en los seres humanos, como un catarro, pero también otras muy graves como el síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS o MERS-Cov) –que provocó la muerte de 449 personas en 2015–, o el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), a causa del cual fallecieron más de 700 personas en todo el mundo en 2002.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD