Crean fármacos para impedir al coronavirus propagarse en las células

Científicos del CSIC lideran un estudio para desarrollar fármacos antivirales que eviten que el coronavirus se introduzca en las células y propague la infección, y que podrían prevenir también la 'tormenta de citoquinas'.
Escrito por: Eva Salabert

27/05/2020

Crean fármacos para impedir al COVID-19 propagarse en las células

Un nuevo proyecto liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) pretende desarrollar medicamentos antivirales que impidan al coronavirus desplazarse en el interior de las células humanas. La investigación se ha centrado en los microtúbulos, una estructura intracelular que podría contribuir a evitar el transporte del SARS-CoV-2 y a prevenir la hiperactivación del sistema inmune que desencadena la ‘tormenta de citoquinas’ durante el agravamiento del COVID-19.

En el transcurso de la infección los virus aprovechan una parte de la estructura interior de las células, los microtúbulos, que forman parte de la arquitectura interior de la célula y resulta clave para su tráfico interno. Los virus usan los microtúbulos para introducirse en las células, replicarse y salir al exterior para propagar la infección.

El coronavirus aprovecha los microtúbulos para introducirse en las células y salir al exterior para propagar la infección

El objetivo del nuevo proyecto, dirigido por el investigador Fernando Díaz, del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB-CSIC), es determinar si el SARS-CoV-2 también depende de esta estructura para propagarse en el interior de las células, ya que si esta hipótesis se confirma los microtúbulos constituirían una diana efectiva para frenar la replicación del virus, afirma el Dr. Díaz.

Una potencial diana para evitar la 'tormenta de citoquinas'

Los microtúbulos también son fundamentales para el tráfico intracelular de citoquinas y su correcta localización en la sinapsis inmunológica, por lo que estudiarlos podría ayudar a prevenir la respuesta inmunitaria desproporcionada que da lugar a la llamada ‘tormenta de citoquinas’ que sufren algunos pacientes con COVID-19 grave, según explica el investigador, que añade que “los inhibidores de la función de los microtúbulos impiden la liberación de partículas virales, lo que sugiere que estos compuestos podrían ser empleados como fármacos para el tratamiento del SARS-CoV-2”.

El equipo del CSIC dispone de la mayor colección de fármacos dirigidos contra la tubulina, y cribará aquellos capaces de inhibir el transporte y la replicación viral del patógeno, empleando para ello herramientas con las que es posible visualizar el movimiento de los transportadores microtubulares unidos a péptidos víricos para analizar cómo responden a concentraciones minúsculas de fármacos.

“El estudio evaluará el efecto y la dosis-respuesta de agentes en uso clínico frente a los microtúbulos en la inhibición de la replicación vírica en células A549 de tumores de pulmón, para valorar la disponibilidad terapéutica de estos en pacientes de mal pronóstico afectados por COVID-19, buscando bloquear la localización de proteínas víricas y citoquinas a través del citoesqueleto”, concluye Díaz.

El proyecto ha recibido financiación del Fondo COVID-19, del Instituto de Salud Carlos III y también cuenta con la colaboración de la investigadora Covadonga Alonso, del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA).

Fuente: Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD