Pacientes con COVID persistente tienen 4 o más síntomas neurológicos

Un estudio realizado en Estados Unidos revela que el 85% de las personas no hospitalizadas con COVID persistente tiene cuatro o más síntomas neurológicos, como niebla mental, dolor de cabeza, alteraciones del gusto y del olfato o dolor muscular.
Escrito por: Eva Salabert

24/03/2021

Síntomas neurológicos pos-COVID-19

Un grupo de médicos de la Northwestern Medicine (Estados Unidos) ha entrevistado a long-haulers ('transportistas de larga distancia', en castellano), es decir, individuos con COVID persistente o prolongado que han tenido síntomas de COVID-19 durante seis o más semanas, y ha comprobado que el 85% de ellos han experimentado cuatro o más síntomas neurológicos mientras afrontaban los efectos a largo plazo de la infección por coronavirus.

La investigación se ha publicado en Annals of Clinical and Translational Neurology y en ella han participado 100 personas de 21 estados diferentes que no habían sido hospitalizadas debido al COVID-19, con una media de edad de 43 años y el 70% de las cuales eran mujeres, a las que se entrevistó en el marco de un estudio a largo plazo que tuvo lugar entre mayo y noviembre de 2020.

Los síntomas neurológicos, según los médicos de Northwestern, “han afectado a su calidad de vida y, en algunos pacientes, a sus habilidades cognitivas”

El 81% de estos pacientes refirió sufrir niebla mental, mientras que el 68% afirmó padecer dolor de cabeza persistente, el 60% de ellos presentaba entumecimiento u hormigueo, el 59% alteraciones del gusto y del olfato (el 55%), mientras que el 47% tuvo mareos, el 43% refirió dolor, un 30% visión borrosa y un 29% acúfenos, entre otros síntomas neurológicos que, según los expertos de Northwestern, “han afectado a su calidad de vida y, en algunos pacientes, a sus habilidades cognitivas”.

Los principales síntomas no neurológicos referidos por los pacientes fueron: la fatiga (referida por el 85% de los pacientes), la depresión o ansiedad mientras combatían la enfermedad (47%), la sensación de falta de aire (46%), y el dolor en el pecho (37%). Y los problemas de salud más comunes de los pacientes antes de ser diagnosticados con COVID eran: depresión o ansiedad (42%), enfermedades autoinmunes (16%), insomnio (16%), enfermedad pulmonar (16%) y dolor de cabeza (14%).

Vulnerabilidad al COVID-19 persistente

El Dr. Ignor Koralnik, jefe de enfermedades neuroinfecciosas y neurología global de Northwestern Medicine, ha dicho que su “estudio es el primero que informa sobre hallazgos neurológicos en long-haulers no hospitalizados, incluyendo detallados exámenes neurológicos, pruebas diagnósticas y medidas validadas de la calidad de vida de los pacientes, así como los resultados de test de la función cognitiva”.

Koralnik también ha destacado que les sorprendió “el número de pacientes que habían sufrido depresión o ansiedad antes de ser diagnosticados con COVID-19, y que esto sugiere una posible vulnerabilidad neuropsiquiátrica a desarrollar COVID persistente”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD