PUBLICIDAD

La estimulación magnética mejora los síntomas de la conmoción cerebral

Un experimento realizado con ratones ha demostrado que tratar el traumatismo craneal leve con estimulación magnética de baja intensidad ayuda a la recuperación de las funciones cognitivas y motoras.
Escrito por: Caridad Ruiz

12/06/2019

La estimulación magnética mejora los síntomas de la conmoción cerebral

Recibir un fuerte golpe en la cabeza puede causar una lesión traumática en el cerebro. Cuando es un daño leve se habla de conmoción cerebral y son los más frecuentes a causa de caídas, accidentes de tráfico, lesiones deportivas… Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de Saskatchewan, en Canadá, ha probado en ratones el uso de la estimulación magnética transcraneal de baja intensidad para tratar estas pequeñas lesiones cerebrales y mejorar los síntomas.

Para realizar el estudio –que se ha publicado en la revista Journal of Neurotrauma– los investigadores provocaron en los ratones durante tres días una pequeña conmoción en el hemisferio derecho del cerebro. A continuación, seleccionaron un grupo de animales a los que inmediatamente administraron la estimulación magnética durante cuatro días seguidos, en sesiones de 20 minutos por jornada.

Los ratones tratados se recuperaron a los cuatro días

El experimento mostró que estos ratones podían realizar varias pruebas cognitivas y motoras a los cuatro días de recibir la estimulación magnética, como encontrar el camino a través de un laberinto, correr en una rueda sin caerse y caminar en línea recta. Incluso su rendimiento y los patrones de sueño no se vieron perjudicados a pesar de las lesiones.

Tras recibir la estimulación magnética los ratones podían realizar varias pruebas cognitivas y motoras, y su rendimiento y los patrones de sueño no se vieron perjudicados

Los investigadores, en cambio, observaron modificaciones en los niveles de proteínas que protegen el cerebro de la inflamación y el proceso degenerativo, pero tras los cuatro días de estimulación también esos valores volvieron a la normalidad. Por contra, los animales que no recibieron este tratamiento no podían realizar con éxito las mismas tareas físicas o neurológicas.

Las conmociones cerebrales en los niños y adolescentes suelen ser muy habituales por los juegos y prácticas deportivas, y aunque generalmente se trata de pequeños golpes, pueden provocarles un daño mayor porque sus cerebros aún no están completamente desarrollados. Los síntomas más frecuentes son dolor de cabeza, mareos y náuseas, problemas con las funciones cognitivas y trastornos del sueño.

Normalmente en pocos días se llega a una recuperación total, pero en algunos casos pueden causar problemas de memoria, concentración y equilibrio, además de cambios emocionales y de conducta, y por el momento no existe ningún tratamiento efectivo para mejorar las alteraciones cognitivas, como ha explicado el Dr. Yanbo Zhang, profesor de psiquiatría en la Universidad de Saskatchewan.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD