Cinco millones de españoles rompen su aislamiento a diario para comprar

A diferencia de Asia, en España la mayoría de empresas no dispone de comercio online o está saturado, lo que obliga a 5 millones de españoles a salir cada día de su aislamiento para comprar, dificultando así frenar la curva de contagios por coronavirus.
Escrito por: Eva Salabert

27/03/2020

Millones de españoles rompen su aislamiento a diario para comprar

El aislamiento domiciliario es el arma más potente para frenar la expansión del coronavirus, sin embargo, un análisis realizado por el grupo de investigación Innovación, Sostenibilidad y Desarrollo Empresarial (ISDE) de la Universidad de Granada (UGR), que ha comparado los sistemas de compras de la población en España durante la cuarentena y los de otros países que han logrado contener la infección, ha descubierto que alrededor de cinco millones de españoles salen cada día de sus casas para comprar, un hecho que puede reducir la efectividad de las medidas adoptadas para evitar el contacto social, dificultando así frenar la curva de contagios.

Según datos recogidos por las asociaciones del sector en nuestro país existen unos 2.500 supermercados, hipermercados y tiendas de alimentación. Aunque el comercio electrónico y la recogida de pedidos deberían ser las bases de la actividad comercial en estos momentos, la mayoría de las empresas españolas no lo tienen disponible, como sí ocurre en los países asiáticos.

El comercio online, clave para frenar el coronavirus

Es evidente que el comercio electrónico ha desempeñado un papel muy importante para disminuir la propagación de la infección en los países asiáticos, porque ha permitido que las personas no se concentrasen en espacios cerrados reducidos. Por el contrario, acudir a comprar a los establecimiento pone en riesgo el esfuerzo del confinamiento, y aunque se adopten medidas para reducir las probabilidades de contagio en el punto de venta, los expertos destacan que la medida más eficaz sería que el cliente no tuviera que acudir al punto de venta, o que pasara el menor tiempo posible recogiendo su compra tras un realizar el pedido con antelación.

China, Corea del Sur, Japón y Taiwán ya eran países líderes en el nivel de utilización del comercio online por parte de su población antes de la pandemia, y en ciertas zonas incluso sobrepasaban el 50% del total para compras de supermercado. En Europa, las ventas online de este tipo de productos eran aproximadamente un 25% del total según la agencia de estadísticas de la Unión Europea (Eurostats), aunque con importantes diferencias entre países.

En China se estima que un 80% de la población que residía en zonas especialmente afectadas por el COVID-19 pasaron total o parcialmente a compras online para prevenir la infección

Así, mientras el Reino Unido llegaba casi a un 40% del total de la compra online, España estaba rondaba el 15-20% de compra online. Las diferencias se pueden explicar por factores culturales, climatológicos y urbanísticos, pero el peligro de que la infección por SARS-CoV-2 continúe extendiéndose a causa del contacto entre los clientes que acuden a comprar hace pensar que es necesario tomar más precauciones. En China, por ejemplo, se estima que un 80% de la población que residía en zonas especialmente afectadas por el COVID-19 pasaron total o parcialmente a compras online para prevenir la infección, mientras que en España no se dispone de la infraestructura que lo permita, e incluso en algunos casos se ha cerrado este canal de compra.

Alberto Aragón, catedrático de Organización de Empresas de la Universidad de Granada y uno de los principales expertos internacionales en gestión de empresas y sostenibilidad, reconoce que “es muy difícil desarrollar sistemas de venta online masivos de la noche a la mañana”, pero añade que “en una situación de gravedad como la que vivimos, y que aún puede alargarse en el tiempo, sería urgente y prioritario estudiar formas de reforzar ese canal de ventas o, en su defecto, la recogida en tienda bajo pedido o servicios a domicilio”.

Medidas para frenar el contagio por coronavirus en establecimientos

Los investigadores de la Universidad de Granada han pedido que se haga un esfuerzo para mejorar el acceso de la población al comercio online, algo similar a lo que han hecho en Reino Unido donde se ha contratado a más personal para reforzar este tipo de servicios. Los expertos de la UGR proponen una serie de medidas urgentes para frenar el riesgo de infección por SARS-CoV-2 en los establecimientos:

  • Avances urgentes para que empresas e instituciones públicas puedan colaborar para priorizar comercio online y, en su defecto, recogida de compra bajo pedido (click and collect) y servicios a domicilio.
  • Regulación marco sobre gestión de superficies de venta minorista, modelos de negocio y comportamiento en tienda.
  • Protocolos de empresa más detallados con garantía de funcionamiento y cuyo incumplimiento sea sancionable.
  • Recomendaciones públicas para ciudadanos sobre cómo hacer las compras de forma segura.
  • Priorizar por protección civil los servicios a domicilio de personas vulnerables, contagiados en domicilio y familiares y personal sanitario. Las horas preferentes son un sustituto muy incompleto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD