PUBLICIDAD

Descubren una posible nueva diana terapéutica contra el párkinson

Bloquear una enzima (USP13) podría frenar la acumulación de proteínas tóxicas –cuerpos de Lewy– en el cerebro de las personas con párkinson, y convertirse en una nueva diana terapéutica contra esta enfermedad.
Escrito por: Eva Salabert

16/11/2018

Paciente con párkinson intentando controlar sus síntomas

Investigadores del Georgetown University Medical Center (GUMC), en Washington D.C., han estudiado la enzima USP13 en el cerebro de ratones y de pacientes de párkinson fallecidos, y han llegado a la conclusión de que desempeña un papel clave en la progresión de esta enfermedad, afirmando que bloquearla podría evitar que se acumularan cuerpos de Lewy en el cerebro, una situación que caracteriza también a otras enfermedades neurodegenerativas como la demencia por cuerpos de Lewy o la atrofia multisistémica.

En el estudio, que se ha publicado en la revista Human Molecular Genetics, se observó que los niveles de USP13 eran significativamente superiores en las muestras de tejido cerebral de 11 personas fallecidas con la enfermedad de párkinson en comparación con los de 9 personas fallecidas que no sufrían esta patología.

Los investigadores pretenden desarrollar un inhibidor de la USP13 que se pueda usar para eliminar las proteínas tóxicas en patologías neurodegenerativas como el párkinson

Según ha explicado Xiaoguang Liu, profesor adjunto de neurología en GUMC, y principal autor del trabajo, sus hallazgos proporcionan nuevas evidencias de que USP13 influye sobre el desarrollo y la eliminación de la acumulación de los cuerpos de Lewy –proteínas tóxicas que provocan la muerte de las neuronas–, lo que sugiere que esta enzima puede ser un objetivo terapéutico para tratar el párkinson y otras formas similares de neurodegeneración.

Limpiar el cerebro de proteínas tóxicas

El principal componente de los cuerpos de Lewy es una proteína denominada alfa-sinucleína, y aunque la función que desempeña en un cerebro sano todavía no está clara, se sabe que puede ser eliminada mediante un proceso denominado ubiquitinación, por el que ciertas proteínas señalan determinadas células para su destrucción.

El problema es que una de las funciones de USP13 es contrarrestar esa labor, ya que quita esa señalización (desubiquitinación). Sin embargo, cuando los investigadores bloquearon esta enzima en modelos de ratón con párkinson, comprobaron que la señalización y eliminación de alfa-sinonucleína se incrementaba.

Además, estos expertos también observaron que disminuyó la destrucción de dopamina y mejoró la función motora en los animales utilizados en el ensayo. Por ello, su próximo objetivo es desarrollar un inhibidor de la USP13 que los médicos puedan utilizar como parte de la terapia dirigida a la limpieza de proteínas tóxicas en las patologías neurodegenerativas como el párkinson.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD