Detectan signos de alzhéimer en sangre 17 años antes de su aparición

Una nueva herramienta –un sensor inmuno-infrarrojo– puede identificar a personas que desarrollarán alzhéimer hasta 17 años antes de que muestren los primeros síntomas, lo que ayudaría a mejorar su tratamiento.
Escrito por: Eva Salabert

22/07/2022

Alzhéimer: detectan riesgo 17 años antes

Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer pueden tardan entre 15 y 20 años en manifestarse, pero ahora este tipo de demencia se podría diagnosticar hasta 17 años antes de que aparezcan los primeros síntomas clínicos con un sensor inmuno-infrarrojo capaz de detectar el plegamiento incorrecto de la proteína beta-amiloide, que caracteriza al alzhéimer, ya que a medida que avanza la enfermedad este plegamiento anómalo genera la acumulación de depósitos en el cerebro, las llamadas placas.

PUBLICIDAD

El dispositivo ha sido desarrollado por científicos del Centro de Diagnóstico de Proteínas (PRODI) en Ruhr-Universität Bochum (Alemania). “Nuestro objetivo es determinar el riesgo de desarrollar demencia de Alzheimer en una etapa posterior con un simple análisis de sangre, incluso antes de que se formen placas tóxicas en el cerebro, para garantizar que se pueda iniciar una terapia a tiempo”, ha declarado el profesor Klaus Gerwert, director fundador del Centro de Diagnóstico de Proteínas (PRODI) en Ruhr-Universität Bochum.

El equipo realizó el estudio en cooperación con un grupo del Centro Alemán de Investigación del Cáncer en Heidelberg (DKFZ) dirigido por el profesor Hermann Brenner, y han publicado los resultados en Alzheimer's & Dementia. La investigación actual se apoya en un estudio comparativo previo que se publicó en la misma revista en marzo pasado, en el que los investigadores utilizaron monomoléculas complementarias tecnología array (SIMOA).

PUBLICIDAD

Detección del riesgo de alzhéimer en personas asintomáticas

Los científicos analizaron el plasma sanguíneo de los participantes en el estudio ESTHER realizado en Saarland para identificar biomarcadores de alzhéimer. Las muestras de sangre se habían tomado entre 2000 y 2002 –cuando los participantes tenían entre 50 y 75 años y todavía no habían sido diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer– y habían permanecido congeladas.

“Con la prueba de plegado incorrecto queremos establecer una medida de precaución para las personas mayores y determinar su riesgo de desarrollar alzhéimer”

Para realizar el estudio actual fueron seleccionados 68 participantes que habían sido diagnosticados con alzhéimer durante el periodo de seguimiento de 17 años, a los que compararon con 240 individuos de control sin este diagnóstico. El objetivo del equipo liderado por Klaus Gerwert y Hermann Brenner era comprobar si se podían encontrar signos de la enfermedad de Alzheimer en las muestras de sangre al inicio del estudio.

PUBLICIDAD

El sensor inmuno-infrarrojo logró identificar a los 68 sujetos de prueba que posteriormente desarrollaron alzhéimer con un alto grado de precisión en la prueba. Para hacer una comparación, los investigadores analizaron otros biomarcadores con la tecnología SIMOA complementaria y altamente sensible, específicamente el biomarcador P-tau181, que actualmente se propone como un candidato prometedor a biomarcador en varios estudios.

“Sin embargo, a diferencia de la fase clínica, este marcador no es adecuado para la fase temprana sin síntomas de la enfermedad de Alzheimer”, afirma Klaus Gerwert. “Sorprendentemente, descubrimos que la concentración de proteína de fibra glial (GFAP) puede indicar la enfermedad hasta 17 años antes de la fase clínica, aunque lo hace con mucha menos precisión que el sensor inmuno-infrarrojo”. A pesar de ello, al combinar el plegamiento anormal de beta-amiloide y la concentración de GFAP, pudieron incrementar todavía más la precisión de la prueba en la fase asintomática.

PUBLICIDAD

Los investigadores de Bochum esperan que un diagnóstico temprano basado en el mal plegamiento de la beta amiloide permita que los medicamentos contra el alzhéimer se puedan administrar en una etapa tan temprana que su efecto mejore significativamente; por ejemplo, el fármaco Aduhelm, que fue aprobado recientemente en Estados Unidos.

“Con la prueba de plegado incorrecto queremos establecer una medida de precaución para las personas mayores y determinar su riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer”, ha dicho Klaus Gerwert. “La visión de nuestra recién fundada betaSENSE es que la enfermedad se puede detener en un estado libre de síntomas antes de que ocurra un daño irreversible”. El sensor aún se encuentra en la fase de desarrollo, pero ya ha sido patentado en todo el mundo y el objetivo de BetaSENSE es desarrollar por completo el sensor inmuno-infrarrojo y conseguir su aprobación como dispositivo de diagnóstico para que pueda usarse en laboratorios clínicos.

Actualizado: 22 de julio de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD