Hacer tareas de voluntariado beneficia la salud de los adultos mayores

Los adultos mayores de 50 años que realizan tareas como voluntarios un par de horas por semana tienen menos riesgo de mortalidad y de limitaciones físicas y disfrutan de un mayor bienestar emocional, según un nuevo estudio.
Escrito por: Eva Salabert

12/06/2020

Las tareas de voluntariado beneficia la salud de los adultos mayores

Las labores de voluntariado son beneficiosas para el bienestar emocional y la salud de las personas mayores, según una nueva investigación publicada por Elsevier en American Journal of Preventive Medicine. Los resultados del estudio confirman que los adultos de más de 50 años que trabajaron como voluntarios durante al menos 100 horas al año (unas dos horas a la semana) tenían un riesgo de mortalidad o de desarrollar limitaciones físicas significativamente menor, mayores niveles de actividad física y su sensación de bienestar mejoraba en comparación con los individuos que no eran voluntarios.

El análisis se baso en datos, entrevistas en persona y respuestas a encuestas de casi 13.000 participantes seleccionados al azar del Health and Retirement Study (HRS), una muestra representativa a nivel nacional de adultos mayores de Estados Unidos. A los participantes se les hizo un seguimiento de cuatro años en dos cohortes, desde 2010 a 2016.

Con el voluntariado de los adultos mayores se consiguen dos objetivos: un beneficio para la sociedad y un envejecimiento saludable y activo

Este estudio a gran escala evaluó 34 efectos del voluntariado sobre la salud física y psicológica y el bienestar de estos individuos, lo que permitió hacer comparaciones directas del potencial impacto que puede tener este tipo de servicios altruistas en varios de estos aspectos y comprobar también en cuáles de ellos el voluntariado no parecía tener ninguna influencia.

El estudio, sin embargo, no constató que existiera ningún vínculo entre el voluntariado y mejorías en patologías crónicas como la diabetes, la hipertensión, el ictus, el cáncer, las enfermedades de pulmón o corazón, la artritis, la obesidad, el deterioro cognitivo o el dolor crónico.

Los voluntarios aportan sus habilidades y experiencia a la sociedad

La creciente población de adultos mayores posee una gran variedad de habilidades y experiencia que puede ser aprovechada por una buena parte de la sociedad a través del voluntariado. Los autores del trabajo recomiendan que se realicen nuevas investigaciones para comprender mejor este fenómeno, así como la adopción de políticas que impulsen la participación de más voluntarios, porque con ello se conseguirían dos objetivos: por una parte un beneficio para la sociedad, y por otra un envejecimiento saludable y activo.

Los voluntarios tenían un sentido de propósito y mayor bienestar, y menos probabilidades de experimentar soledad, depresión y desesperanza

Los humanos son criaturas sociales por naturaleza, y quizás por ello nos sentimos recompensados cuando hacemos algo por los demás, afirma el doctor Eric S. Kim, del Departamento de Ciencias Sociales y Conductuales y del Lee Kum Sheung Center for Health and Happiness, e investigador principal, que añade que sus hallazgos muestran que las tareas de voluntariado no solo benefician a la comunidad, sino que enriquecen las propias vidas de los adultos mayores al estrechar sus lazos con los demás, ayudándoles a experimentar un sentido de propósito y bienestar y previniendo los sentimientos de soledad, depresión y desesperanza. Realizar con regularidad actividades altruistas, señala Kim, reduce nuestro riesgo de muerte, incluso aunque nuestro estudio no halla encontrado ningún impacto directo sobre un amplio abanico de patologías crónicas.

Las conclusiones del estudio se obtuvieron antes de la pandemia por COVID-19, que ha hecho que las actividades sociales resulten peligrosas y, por lo tanto, no resulten aconsejables en un futuro inmediato, pero el Dr. Kim recuerda que estamos en un particular momento de la historia en el que la sociedad necesita nuestros servicios más que nunca, y que siempre que se cumplan las medidas preventivas recomendadas por los expertos, y especialmente cuando la crisis sanitaria finalice, tenemos la oportunidad de colaborar para sanar y arreglar el mundo y a nosotros mismos, y de crear normas y estructuras cívicas capaces de dar más a la sociedad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD