PUBLICIDAD

Noticias Tercera edad

Hasta el 50% de ancianos toma medicinas innecesarias

Entre el 20 y el 50% de las personas mayores toman fármacos inadecuados o innecesarios, lo que perjudica su salud. Un proyecto europeo pretende optimizar los tratamientos médicos dirigidos a pacientes ancianos.
Hombre mayor con varias pastillas en una mano y un vaso con agua en la otra

Los estudios recientes demuestran que menos fármacos, pero más apropiados, pueden mejorar la salud de los ancianos.

15 de Diciembre de 2015

Muchas personas mayores padecen enfermedades crónicas y, en ocasiones, más de una, por lo que necesitan tomar varios tipos diferentes de fármacos. Sin embargo, diversos estudios europeos han comprobado que entre el 20 y el 50% de los pacientes ancianos toman medicamentos inadecuados, o innecesarios, que no solo no les benefician, sino que pueden poner en grave riesgo su salud.

El exceso de medicalización se debe, entre otras razones, a que no se conocen bien las características de los pacientes pluripatológicos ancianos, ni el impacto que tienen sobre ellos los distintos tratamientos

Para dar una solución a este problema de sanidad pública, un equipo de científicos suizos dirigidos por Nicolás Rodondi, del Hospital Universitario de Berna, ha iniciado un proyecto cuyo objetivo es optimizar los tratamientos médicos dirigidos a personas de la tercera edad que sufren diversas patologías (pacientes pluripatológicos), desarrollando un software que ayude a los profesionales médicos a identificar cuáles son los fármacos que podrían ser inadecuados para algunos pacientes, bien por ser incompatibles con otros que toman, o porque la dosis prescrita no es la correcta en su caso.

Nicolás Rodondi ha explicado que el exceso de medicalización se debe, entre otras razones, a que no se conocen bien las características de los pacientes pluripatológicos ancianos, ni tampoco el impacto que tienen sobre ellos los distintos tratamientos, ya que en ocasiones se les excluye de los ensayos clínicos porque su particular condición podría distorsionar los resultados; de hecho, añade, solo el 2% de este tipo de estudios incluye a personas con más de una enfermedad, a pesar de que el 60% de los mayores de 65 años se encuentran en esta situación.

Otro motivo es que muchos pacientes demandan que se les prescriban ciertos fármacos, como ocurre con los que se usan para el tratamiento del insomnio (a pesar de que les pueden causar mareos o falta de coordinación), e incluso se sienten más tranquilos si les recetan antibióticos, aunque lo que tengan sea una infección no bacteriana, como la gripe, para la que no están indicados.

Rodondi afirma que aunque durante años se ha pensado que administrar a estos pacientes más medicamentos podría mejorar su diagnóstico, los estudios recientes demuestran lo contrario, es decir, que menos fármacos, pero más apropiados, pueden mejorar su salud. En el proyecto que lidera, denominado OPERAM (Optimización de la terapia para prevenir las hospitalizaciones evitables en ancianos multimórbidos), participarán 1.900 pacientes de 75 años o más, procedentes de todos los países que colaboran en el mismo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD