PUBLICIDAD

Un antihipertensivo podría ayudar a mejorar la memoria en el alzhéimer

La nilvadipina, un medicamento indicado para controlar la hipertensión arterial, ha obtenido unos resultados esperanzadores para tratar la pérdida de memoria de los enfermos de alzhéimer, al aumentar el flujo sanguíneo cerebral.
Escrito por: Caridad Ruiz

20/06/2019

persona mayor con problemas de alzhéimer

Los resultados de algunos estudios señalan que en los inicios de la enfermedad de Alzheimer se observa que disminuye el volumen de sangre cerebral de los afectados. Tal vez por ello, un medicamento que controla la hipertensión arterialnilvadipina– podría mejorar la memoria en las personas con este tipo de demencia, al incrementar el flujo de sangre en el hipocampo del cerebro

La nilvaldipina es un bloqueador de los canales de calcio, y científicos de la Universidad de Radboud de Nijmegen (Países Bajos) iniciaron un estudio –que se ha publicado en la revista Hypertension– para saber si también podía ayudar a tratar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer. Eligieron a un grupo de 44 participantes, con una edad media de casi 73 años, que tomaron nilvadipina o placebo durante seis meses, y con una resonancia magnética se les midió la circulación sanguínea en áreas concretas del cerebro.

En los enfermos que tomaron nilvaldipina el flujo sanguíneo del hipocampo aumentó un 20%

Al finalizar el estudio se repitió esta prueba y los investigadores observaron que el flujo sanguíneo del hipocampo –la región cerebral que se encarga de la memoria y el aprendizaje– había aumentado un 20% entre los participantes que habían tomado el anihipertensivo. En el resto de las zonas cerebrales no se apreció un aumento en el flujo sanguíneo.

Retrasar la progresión del alzhéimer al inicio de la enfermedad

Aunque estos resultados son esperanzadores, los investigadores advierten que aún es necesario averiguar si ese incremento en el flujo sanguíneo se acompaña de beneficios clínicos y una mejora en los síntomas. Además, hay que tener en cuenta que el número de participantes era muy pequeño y todos eran de raza y etnia blanca. Por ello, los autores de este trabajo piensan que son necesarios estudios más amplios que indaguen si este fármaco puede emplearse para retrasar la progresión de la enfermedad de Alzheimer al comienzo de la misma.

Esos 44 participantes formaban parte de una investigación más amplia con más de 500 enfermos con alzhéimer de leve a moderado, realizada entre 2013 y 2015, que comparaba la nilvadipina con un placebo, pero en la que no se controló el flujo sanguíneo en el cerebro. Los investigadores no apreciaron en general ningún cambio en ninguno de los grupos, pero sí que en algunos enfermos con síntomas leves parecía que la pérdida de memoria se ralentizaba.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD