PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Estudio de potenciales evocados
El estudio de potenciales evocados es una prueba no invasiva que estudia la actividad eléctrica neuronal, para comprobar que el sistema nervioso funciona correctamente ante estímulos visuales, táctiles o auditivos.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Cómo se hace el estudio de potenciales evocados

Para hacer un estudio de potenciales evocados, en primer lugar el médico valorará si puede ser útil para el diagnóstico. Si lo ve oportuno, te citará un día para realizarte la prueba y te explicará las medidas básicas que debes saber para someterte a la misma. Evita las bebidas con cafeína (café, coca-cola, bebidas energéticas, etcétera) el día antes de la prueba, y no te pongas cremas ni lociones el día de la prueba en la zona del cuerpo que te vayan a estudiar, tampoco laca, mascarillas o gomina en el pelo. Si se trata de una prueba de potenciales evocados visuales te pedirán que descanses bien en casa para estar despierto y atento al día siguiente, pero para el resto te pedirán que duermas pocas horas, porque así estarás más somnoliento y será más fácil realizar la prueba.

Cuando llegues al hospital y pases a la sala de la prueba te pedirán que te recuestes en una cama o un sillón cómodo. Si es necesario te pedirán que te descubras la parte de tu cuerpo a estudiar. Limpiarán la superficie de la piel y del pelo con productos antisépticos para así limpiarla de gérmenes y eliminar la grasa superficial. Los electrodos te los colocarán pegados a la piel con un gel; en el cuero cabelludo también utilizarán un gel, pero los electrodos se suelen poner ensamblados en una gorra para que su colocación sea más fácil. Si se trata de un estudio somatosensorial quizá te coloquen electrodos en piernas, brazos y espalda.

El número de electrodos es muy variable, depende de la alteración neurológica a estudiar, del órgano sensorial afectado, y de la extensión del estudio. Varía desde un par de electrodos hasta más de veinte. Todos los electrodos tienen un cable que termina en un osciloscopio que registra todas las señales eléctricas.

Una vez colocados todos los electrodos se te estimulará por distintas vías, según el órgano sensorial a estudiar. Si es un estudio de potenciales visuales verás destellos de luz repetidos, tableros de ajedrez en movimiento, y otras formas de luz. Si es un estudio auditivo escucharás chasquidos y tonos agudos de forma repetida. Si es un estudio somatosensorial, notarás pequeñas descargas eléctricas, muy poco molestas, en las zonas de la piel que se tienen que estudiar. Durante todo ese tiempo el técnico que está realizando la prueba te dará órdenes sencillas, como que cierres los ojos o que respires profundamente.

Una vez finalizada la prueba se retirarán los electrodos uno a uno. Se limpiará de nuevo la zona para retirar el gel, aunque después en casa tendrás que limpiarte mejor y lavarte el pelo. Después puedes realizar tus actividades cotidianas con normalidad, aunque ten en cuenta que tu cabello puede ofrecer un aspecto de falta de higiene.

Complicaciones del estudio de potenciales evocados

El estudio de potenciales evocados es una prueba muy poco invasiva y no suele suponer ningún riesgo para las personas que la realizan. Algunas complicaciones que se han descrito es que algunos de los electrodos pueden llegar a irritar la piel en personas especialmente sensibles, algo muy poco frecuente.

El estudio de potenciales evocados visuales debe realizarse con cautela en personas que hayan sufrido ataques epilépticos previos.

Actualizado: 30 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Tres
millones de personas en España padecen dolor neuropático
'Fuente: 'Sociedad Española de Neurología''

PUBLICIDAD