Tomografía por emisión de positrones (PET)
La tomografía por emisión de positrones (PET) permite obtener imágenes del interior del organismo y detecta la actividad metabólica de las células. Se emplea sobre todo para el diagnóstico y seguimiento del cáncer.

¿En qué casos se realiza la tomografía por emisión de positrones (PET)?

Actualizado: 30 de abril de 2021

Los motivos más frecuentes por los que se puede solicitar la realización de PET son los siguientes:

  • Detectar un cáncer.
  • Detectar si un cáncer se ha diseminado por el cuerpo, es decir, si ha producido metástasis.
  • Determinar la eficacia de un tratamiento frente al cáncer, es decir, si el tratamiento ha conseguido una reducción o desaparición de los tumores o de las metástasis.
  • Determinar si un cáncer ha reaparecido tras haber sido eliminado con el tratamiento.

Con menos frecuencia, y fuera del campo del cáncer, se puede utilizar para lo siguiente:

  • Estudiar el flujo sanguíneo al corazón y ver el efecto de un infarto de miocardio sobre el músculo cardiaco. Tras un infarto, el PET puede identificar áreas del músculo cardiaco que aún son viables y que pueden beneficiarse de un tratamiento de revascularización.
  • Evaluar el funcionamiento del cerebro en trastornos como los problemas de memoria, la epilepsia u otras enfermedades neurológicas.

Creado: 17 de septiembre de 2012

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD