Si te van a realizar un estudio de potenciales evocados estas son las cuestiones que debes tener en cuenta:

  •  Duración: el estudio de potenciales evocados dura de 1 a 2 horas, aunque gran parte de este tiempo se dedica a la preparación y la recogida del material necesario.
  •  Ingreso: este estudio se puede realizar en un centro hospitalario con una Unidad de Neurofisiología, sin necesidad de ingreso. Tras la prueba podrás volver a hacer tu vida normal. Te recomendarán haber dormido poco la noche anterior, excepto si se trata de una prueba de potenciales evocados visuales, en cuyo caso debes llegar bien descansado.
  •  ¿Es necesario ir acompañado?: no es necesario ir acompañado.
  •  Medicamentos: no es preciso tomar ningún medicamento previo. Se debe comunicar al médico todas las medicinas que se toman habitualmente, y él decidirá cuáles suspender o mantener, especialmente si tomas fármacos contra la epilepsia, enfermedades psiquiátricas, antiarrítmicos o relajantes musculares.
  •  Comida: no hace falta permanecer en ayunas antes de la prueba ni después.
  •  Ropa: puedes acudir a la cita de la prueba con la misma ropa de cada día; quizá te pedirán que te descubras la parte del cuerpo a estudiar. Se deben evitar las cremas y productos de higiene personal en la zona del cuerpo a estudiar. También debes evitar ponerte mascarillas o lacas en el pelo.
  •  Documentos: es importante llevar contigo el volante en el que se indica la realización de esta prueba. Tienes que llevar la tarjeta sanitaria y el historial médico sobre las enfermedades a estudio, si las tienes, aunque el médico ya lo tendrá con él. Puede que te den algún documento después de la prueba.
  •  Embarazo y lactancia: los estudios de potenciales evocados no están contraindicados en el embarazo o lactancia.
  •  Contraindicaciones: puede ser un tipo de estudio contraindicado en los enfermos de epilepsia porque ciertos estímulos (especialmente los visuales) pueden desencadenar una crisis. Tampoco se suelen realizar estímulos táctiles a las personas con miopatías u otras enfermedades de los músculos, por el riesgo de que sufran espasmos sostenidos.

Creado: 20 de diciembre de 2013

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD