Accidentes en el agua
Playas, piscinas, ríos e incluso la bañera de casa puede ser el escenario de un accidente inesperado. Conocer las pautas básicas de salvamento acuático nos permitirá actuar de forma rápida para evitar ahogamientos.

Causas de accidentes en el agua

Actualizado: 26 de julio de 2021

Cada año en todo el mundo se producen muchos accidentes relacionados con el medio acuático, ya sea en playas, piscinas, ríos y lagos, e incluso en las bañeras de las propias casas. 320.000 personas fallecen anualmente ahogadas según datos de la OMS. Los ahogamientos son la tercera causa de muerte por traumatismo no intencional en el mundo y suponen un 7% de todas las muertes relacionadas con traumatismos.

Los accidentes relacionados con el agua son una de las principales causas de mortalidad en niños de entre 1 y 4 años, la mayoría por falta de atención en la supervisión del menor. Muchos de estos accidentes y ahogamientos se pueden tratar a tiempo con una actuación rápida y acertada. 

Las técnicas del salvamento marítimo entran dentro de la categoría de primeros auxilios, cualquiera con la formación adecuada puede llevar estas actuaciones a cabo correctamente y evitar así disgustos mayores.

Cómo debemos actuar en caso de accidente en el agua:

Causas de ahogamiento en el medio acuático

En ocasiones se suele pensar que una persona solamente se puede ahogar porque no sabe nadar, pero esta situación se da muy pocas veces. En la mayoría de ocasiones suele haber una causa principal, por lo que se deben conocer para imaginar las posibles situaciones que se puedan encontrar a la hora de abordar el salvamento de la víctima:

  • Hidrocución (corte de digestión): el shock por hidrocución se produce al entrar en contacto con agua muy fría y provocar un desajuste térmico que el cuerpo no puede compensar y la víctima, entre otras cosas, pierde la consciencia y se hunde.
  • Alcoholismo: la embriaguez provoca falta de concentración y escaso control de los movimientos.
  • Enfermedades: una persona previamente enferma (epilepsia, enfermedades cardíacas o respiratorias, etcétera) puede sufrir una crisis cuando está dentro del agua y ahogarse.
  • Traumatismos: sobre todo con los juegos, las zambullidas son una de las principales causas de lesión medular en piscinas.
  • Imprudencias: el error de sobrevalorar las capacidades personales hace que se cometan imprudencias, como introducirse en el agua en condiciones peligrosas, como en caso de fuerte oleaje o corrientes intensas.
  • Desconocimiento: en ocasiones, el no conocer la zona donde nos estamos bañando es lo que la hace más peligrosa.
  • Viajes en embarcaciones poco seguras: se trata de un problema que suele afectar a inmigrantes o solicitantes de asilo que navegan en embarcaciones sobrecargadas, sin conocimientos de navegación o primeros auxilios.
  • Inundaciones por catástrofes climáticas: en casos más extremos pueden darse trombas de agua, sobre todo en zonas de bajos ingresos o más expuestas a estos problemas donde la falta de preparación del terreno o una mala capacidad para alertar o evacuar a la población puede derivar en multitud de ahogamientos.  

Creado: 12 de agosto de 2013

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD