PUBLICIDAD

Las alergias alimentarias o digestivas pueden provocar lesiones cutáneas (eccema y urticaria), respiratorias (rinitis, asma) o gastrointestinales (náuseas, vómitos o diarrea); o cuadros más graves (shock anafiláctico: pérdida de consciencia, afectación cardiovascular, y riesgo vital).

Los principales alimentos causantes de alergia en niños son la leche, el huevo y el pescado; en adultos, las hortalizas, las frutas y los frutos secos.

Alergias alimentarias en recién nacidos

En el recién nacido la absorción intestinal está aumentada, lo cual favorece la entrada de sustancias alimentarias que pueden desencadenar reacciones alérgicas.

Además, debido a la inmadurez de su sistema inmunológico, no es capaz de producir las defensas necesarias, de ahí que se recomiende prolongar la lactancia materna lo máximo posible (al menos los seis primeros meses) y la introducción progresiva de los alimentos con más riesgo de alergias digestivas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD