PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Utilizan células madre para curar la ceguera por DMAE

Investigadores del Instituto Jules Stein Eye de EE.UU. han logrado que dos pacientes octogenarias casi ciegas a causa de la DMAE recuperen parte de su visión gracias a un tratamiento con células madre embrionarias.

24/01/2012

Mujer con degeneración macular

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es un grave trastorno que afecta a la retina, provoca una pérdida progresiva de la agudeza visual, y puede llegar a dejar ciegas a las personas que la sufren. El principal problema que presenta esta enfermedad es que los tratamientos disponibles en la actualidad, permiten ralentizar el avance de la patología, pero no la curan por completo y, además, no resultan efectivos en todos los pacientes.

Un grupo de investigadores acaba de realizar un estudio, que se ha publicado en The Lancet, en el que han utilizado células madre embrionarias con dos pacientes octogenarias que habían perdido casi toda la visión a causa de la DMAE. Y los resultados conseguidos han sorprendido a los propios científicos.

Los científicos inyectaron las células madre embrionarias en el ojo derecho de una paciente, prácticamente ciega, que, tras el tratamiento, declaró ser capaz de distinguir la hora en su reloj de pulsera

En el estudio, dirigido por el oftalmólogo Steven D. Schwartz, del Instituto Jules Stein Eye de Estados Unidos, utilizaron este tipo de células madre para desarrollar en el laboratorio células del epitelio pigmentario -que forman parte de la zona exterior de la retina- y las inyectaron en el ojo derecho de una de las pacientes, que estaba prácticamente ciega y que, tras el tratamiento, declaró ser capaz de distinguir la hora en su reloj de pulsera.

Los científicos pretendían comprobar cómo se comportaban las células madre, y no esperaban una mejoría tan significativa en pacientes con la vista tan deteriorada. Sin embargo, y a pesar de los buenos resultados obtenidos con el experimento, los autores del estudio explican que todavía es pronto para considerar que el procedimiento empleado se pueda convertir en una nueva terapia contra la DMAE, y que es preciso realizar nuevos estudios que incluyan un mayor número de pacientes, y observar cómo evolucionan, para determinar si el tratamiento es seguro y efectivo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD