PUBLICIDAD

Fiebre del valle del Rift
La fiebre del valle del Rift es una enfermedad zoonótica localizada en África, Arabia Saudí y Yemen, que transmiten los mosquitos al ganado, y que de forma ocasional puede producir epidemias en humanos. Conoce sus peligros.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Diagnóstico de la fiebre del valle del Rift

Diagnóstico de la fiebre del valle del Rift

Las fiebres hemorrágicas virales ayudan a distinguir esta fiebre de otras enfermedades.

Los síntomas de la fiebre del valle del Rift son inespecíficos y no permiten diferenciar este cuadro de otros parecidos. Así, otras enfermedades que cursan con síntomas parecidos, y que por lo tanto entran dentro del diagnóstico diferencial a tener en cuenta, son las fiebres hemorrágicas virales (como el ébola o la fiebre de Lassa). También la malaria, la shigelosis, la fiebre tifoidea o la fiebre amarilla se parecen en la sintomatología.

Un análisis de sangre estándar es frecuente que muestre alteraciones diversas, y son la norma en las formas graves, aunque no son específicas de la fiebre del valle del Rift. Las alteraciones más frecuentes del hemograma son la anemia –habitualmente de tipo hemolítico– y la disminución de las plaquetas, junto a alteraciones de la coagulación. La alteración del perfil hepático con elevación de las transaminasas y la bilirrubina son también frecuentes, así como la elevación de la CPK (una enzima de origen muscular) y la creatinina si hay afectación renal.

En los casos en los que haya meningoencefalitis el líquido cefalorraquídeo presentará aumento de proteínas y leucocitos, pero no descenso de la glucosa. En caso de realizarse una resonancia o TC craneal se podrían apreciar lesiones hipodensas en algunas partes del cerebro o realce de las meninges, aunque en el medio que se producen las infecciones no suelen ser pruebas accesibles ni modifican la conducta terapéutica. En caso de afectación ocular el examen del fondo de ojo permitiría apreciar manchas amarillentas en la retina.

Para el diagnóstico definitivo de la fiebre del valle del Rift hay que realizar pruebas específicas que solamente se llevan a cabo en laboratorios de referencia especializados. Las muestras deben manejarse con un cuidado extremo en laboratorios de bioseguridad de nivel 3 como mínimo, puesto que la aerosolización del virus puede producir contagios en el personal del laboratorio.

Las pruebas analíticas que permiten el diagnóstico de la fiebre del valle del Rift son fundamentalmente la reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR), o la determinación por inmunoensayo de anticuerpos de tipo IgG o IgM (ELISA). Otra prueba diagnóstica que se puede utilizar es el aislamiento del virus en cultivo celular. Se han desarrollado kits comerciales de diagnóstico rápido, tanto para humanos, como para animales.

Actualizado: 10 de Septiembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD