PUBLICIDAD

Fiebre del valle del Rift
La fiebre del valle del Rift es una enfermedad zoonótica localizada en África, Arabia Saudí y Yemen, que transmiten los mosquitos al ganado, y que de forma ocasional puede producir epidemias en humanos. Conoce sus peligros.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Tratamiento y prevención de la fiebre del valle del Rift

Persona aplicándose un spray para prevenir las picaduras de insectos

Protegerse contra los mosquitos es protegerse de la fiebre del valle del Rift.

Afortunadamente la mayoría de los casos de fiebre del valle del Rift son de escasa gravedad y no requieren de tratamiento específico. Es más, muchos de estos casos ni siquiera serán diagnosticados como causados por el virus de la fiebre del valle del Rift. En los casos graves el tratamiento es fundamentalmente de soporte, y habitualmente suele ser necesario el ingreso del paciente en una unidad de cuidados intensivos.

En la epidemia del año 2000 en Arabia Saudí se probó la ribavirina (un fármaco antiviral) porque parecía que pudiera tener algún efecto contra el virus de la fiebre del valle del Rift, al menos in vitro. Sin embargo, se dejó de utilizar de forma rápida, pues se comprobó que aumentaba la probabilidad de afectación neurológica. El favipiravir, un antiviral de amplio espectro, parece que pudiera ser eficaz, al menos en roedores, pero no se ha probado en humanos aún.

Cómo se previene la fiebre del valle del Rift

Para prevenir la infección de seres humanos, las personas que trabajan con animales en las zonas endémicas de fiebre del valle del Rift deben extremar las precauciones de higiene y protección personal cuando entren en contacto con sangre, fluidos o tejidos de animales infectados. Además hay que llevar a cabo medidas de protección contra mosquitos, utilizando repelentes de mosquitos, además de mosquiteras en las camas.

Actualmente hay una vacuna experimental para uso humano para proteger al personal veterinario y de laboratorio con alto riesgo de exposición, pero no está comercializada. Para animales hay diferentes tipos de vacunas. Las vacunas de virus inactivados son eficaces pero poco prácticas, porque requieren de múltiples dosis. Las vacunas de virus vivos producen abortos y defectos congénitos en las crías de las hembras preñadas vacunadas, aunque con una sola dosis se logra la protección contra la infección. Se están investigando nuevas vacunas de virus atenuados.

La Organización Mundial de la Salud trabaja en conjunto con organismos nacionales e internacionales para dar respuesta rápida tanto a las epidemias y brotes de fiebre del valle del Rift en humanos, como a las epizoonosis (epidemias en animales). La prevención y una política sanitaria y ganadera adecuadas son la base para conseguir una disminución en la frecuencia e intensidad de las epidemias.

Actualizado: 10 de Septiembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD