PUBLICIDAD

Salud al día
Hipogonadismo
En el hipogonadismo los ovarios o testículos no producen hormonas sexuales. Puede tener causas muy variables, y una de sus consecuencias es la infertilidad, aunque no la única. Conoce cómo se controla.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Qué es el hipogonadismo

El hipogonadismo es un trastorno en el que las glándulas sexuales –las gónadas– no fabrican suficiente (poca o ninguna) cantidad de hormonas sexuales. En los hombres, los testículos producen testosterona. Las hormonas producidas por las gónadas femeninas (los ovarios) son fundamentalmente estrógenos y progesterona, aunque también se segrega una pequeña cantidad de testosterona.

Las hormonas sexuales femeninas regulan el ciclo menstrual y el embarazo, los caracteres sexuales secundarios, y actúan en otros órganos y sistemas del cuerpo. La testosterona es responsable de desarrollar –por sus efectos androgénicos– los órganos reproductores como los testículos y la próstata, además de ser responsable de los caracteres sexuales secundarios (vello corporal, voz masculina…). También tiene efectos anabólicos: es importante para mantener la masa muscular y la masa ósea.

Las gónadas funcionan como una parte del eje hipotálamo –hipófisis– gónadas. El hipotálamo es un pequeño núcleo en el cerebro. Ahí se fabrica una hormona llamada hormona liberadora de hormona luteinizante (LHRH) u hormona liberadora de gonadotrofina (GnRH). Esta hormona actúa sobre la glándula pituitaria o hipófisis, estimulándola para que segregue otras dos hormonas, la FSH y la LH (hormona folículo-estimulante y hormona luteinizante): son las gonadotrofinas, que estimulan a las gónadas para que produzcan sus hormonas.

El hipogonadismo puede suceder por un funcionamiento anormal del eje hipotálamo-hipófisis-gónadas, o bien por un problema de las propias gónadas. No es un problema muy frecuente. Puede pasar a cualquier edad y en personas de cualquier raza y procedencia. Hay distintas formas de hipogonadismo, que se pueden tratar con hormonas en forma de parches, inyecciones o pastillas.

El diagnóstico del hipogonadismo implica en primer lugar que se sospeche del mismo. En las mujeres adultas en las que desaparezca la menstruación ésta suele ser el síntoma de alarma. En los hombres adultos es la falta de fuerza y de libido la que los lleva a la consulta. En los niños puede ser que no se consulte –salvo que haya otras manifestaciones clínicas– hasta que se constata un retraso del desarrollo a la edad en la que se produce la pubertad. 

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

76%
aumentaron los casos de malaria en Venezuela en 2016 a causa de la crisis económica
'Fuente: 'Foro Malaria en las Américas 2017, convocado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS)''