PUBLICIDAD

Insuficiencia hepática
Alcohol, fármacos o ciertas enfermedades, entre otros factores, pueden dañar el hígado y comprometer su funcionamiento causando insuficiencia hepática. Conoce sus síntomas y tratamiento, y qué hacer para prevenirla.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Causas de la insuficiencia hepática

Causas de la insuficiencia hepática

Las causas de la insuficiencia hepática aguda puede ser múltiples, y varían según el área geográfica. La causa más frecuente a nivel mundial son las hepatitis virales, sobre todo las hepatitis A, B, D y E. Es poco frecuente que la hepatitis C produzca una insuficiencia hepática franca.

En personas con inmunodeficiencia otros virus como el citomegalovirus, el virus de Epstein-Barr, el virus varicela-zóster, el herpes simple y el parvovirus B19 también son agentes causales de insuficiencia hepática.

Otra causa de insuficiencia del hígado son infecciones no virales como la tuberculosis, la leptospirosis, la brucelosis o la malaria.

En EE.UU. y Reino Unido la causa más frecuente es la intoxicación por paracetamol, cuya dosis tóxica es de 10 gramos en una persona sana. Sin embargo, en una persona con consumo de alcohol o hepatopatía previa 3-4 gramos podrían ser demasiado. Hay otros fármacos que incluso a dosis normales pueden provocar insuficiencia hepática, como la rifampicina, la isoniazida, la fenitoína, las estatinas, o la amoxicilina-clavulánico. Casi cualquier fármaco podría llegar a causar un daño hepática de forma idiosincrásica y no esperada.

Hay muchas sustancias que tienen un efecto tóxico sobre el hígado. El alcohol es una de ellas, y el consumo abundante de alcohol es capaz de producir una hepatitis alcohólica aguda, sobre todo en personas con consumo frecuente de esta sustancia. La intoxicación por setas venenosas también es una causa potencialmente grave, aunque rara, de insuficiencia hepática. Otros tóxicos como el fósforo inorgánico o el tetracloruro de carbono tampoco son muy comunes.

Enfermedades que provocan daño hepático

Existen muchísimos otros procesos en los que aparece la insuficiencia hepática aguda y varios, además, pueden ser agentes causales de una hepatopatía crónica o cirrosis hepática, como:

  • Enfermedad de Wilson: hay un problema con el metabolismo del cobre y éste se deposita en el hígado.
  • Hepatitis autoinmune: en la que suele haber un daño hepático previo con autoanticuerpos que atacan al propio hígado.
  • Hepatitis isquémica o hígado de shock: por un período de hipotensión o hipovolemia el hígado no recibe suficiente riego sanguíneo y acaba dañado.
  • Síndrome de Budd-Chiari: por obstrucción aguda al flujo venoso hepático.
  • Enfermedad venooclusiva hepática: es poco frecuente, y aparece en pacientes con trasplante de médula, o en tratamiento quimioterápico.
  • En el tercer trimestre del embarazo pueden aparecer dos cuadros graves y raros: el síndrome HELLP y el hígado graso agudo del embarazo.
  • La infiltración maligna del hígado: ocasionalmente produce insuficiencia hepática de forma aguda.

Actualizado: 5 de Septiembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD