PUBLICIDAD

Pitiriasis versicolor
La pitiriasis versicolor es una infección cutánea inofensiva causada por un hongo que forma parte de la microbiota de la piel, que en ciertas condiciones provoca alteraciones de la coloración cutánea. Conoce cómo se soluciona.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Síntomas de la pitiriasis versicolor

La pitiriasis versicolor en su forma escamosa es la presentación clínica más habitual. Consiste en la aparición de cambios de la pigmentación de la piel. Así pues, podemos decir que los síntomas de la pitiriasis versicolor evidentes en la piel consisten en la aparición de máculas (manchas) de diverso tamaño hipopigmentadas o hiperpigmentadas con respecto a la piel normal. Las lesiones también pueden ser levemente eritematosas, es decir, tener un cierto enrojecimiento, y suelen ser ligeramente descamativas.

Las manchas hipopigmentadas tienen un color más claro que la piel sana; esta forma se llama pitiriasis versicolor alba.

Las lesiones hiperpigmentadas tienen un color más oscuro que la piel normal, y se ven en la pitiriasis versicolor negra, aunque en las personas de piel clara las lesiones no es que sean negras, sino más bien marrón claro. En las personas de piel oscura esta forma se presenta con manchas marrón oscuro o gris-negruzcas.

Dónde se localizan las manchas de la pitiriasis versicolor

Las lesiones aisladas suelen ser de pequeño tamaño, aunque es frecuente que se unan formando grandes áreas de piel afectada. En los adolescentes y los adultos, se suelen localizar en la parte superior del tronco y en los brazos, y con menos frecuencia en la cara y los pliegues de la piel.

En cambio, en los niños la pitiriasis versicolor es más frecuente que afecte a la cara. Esta distribución se piensa que tiene que ver con la necesidad del hongo de nutrirse de los lípidos del sebo de la piel.

Raramente la piel de la zona lesionada puede estar deprimida con respecto a la zona de piel sana adyacente en la forma atrófica de la pitiriasis versicolor. Otra veces pueden aparecer pústulas en los folículos, en una forma de foliculitis asociada a la pitiriasis versicolor.

Y en la pitiriasis versicolor inversa las lesiones aparecen en las zonas de flexión como rodillas, codos o nudillos, lo que no es demasiado habitual y puede producir confusión a la hora de realizar el diagnóstico.

Hay que aclarar que la mayoría de las personas con tiña versicolor no tienen síntomas por las lesiones. Algunas personas pueden tener un poco de picor, que habitualmente no supone una gran molestia. Por lo general, los afectados por pitiriasis versicolor se preocupan solamente si presentan una alteración estética llamativa. De hecho, es un problema que se aprecia sobre todo en verano, que se lleva menos ropa, cuando además las lesiones se pueden hacer más aparentes por la falta de bronceado de las zonas de piel afectada.

Actualizado: 12 de Abril de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD