Test rápidos para detectar el coronavirus, ¿cómo funcionan?

Hasta ahora la prueba diagnóstica del COVID-19 era la PCR, que tardaba horas en mostrar resultados. Los nuevos test rápidos de detección del coronavirus lo hacen en tan solo minutos. Descubre cómo funcionan y en qué se diferencian.
Test rápidos para detectar el coronavirus

Actualizado: 24 de junio de 2020

Detectar la presencia del coronavirus SARS-CoV-2 en un paciente es el primer paso para poder tratarlo o ponerlo en aislamiento domiciliario y evitar que continúe la cadena de contagios. Hasta ahora se estaban utilizando las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para confirmar que una persona tenía coronavirus, pero debido a que se tardaban horas en obtener los resultados, el Ministerio de Sanidad español ha informado de que se utilizarán también test rápidos para el diagnóstico del coronavirus para esta labor, que podrían tener las confirmaciones en minutos.

Los nuevos test tardan unos 15 minutos en mostrar los resultados, mientras que las PCR utilizadas hasta ahora tardaban horas

La PCR ya se utilizaba para detectar enfermedades genéticas, como la fibrosis quística, o por ejemplo en estudios de paternidad, sin embargo, la alta demanda a la que se está sometiendo a estas pruebas por la pandemia del coronavirus ha hecho que los reactivos con los que se realizan se vuelvan escasos, retrasando los test o limitándolos a solo una parte de la población en riesgo. No obstante, las autoridades españolas ya han anunciado que tienen a su disposición 650.000 test rápidos que han llegado al país y con los que se podrán hacer muchas más pruebas y obtener datos más reales de los contagiados por la enfermedad.

Cómo se diagnostica el covid-19

A continuación, vamos a tratar de explicar en qué consisten estos test rápidos, cómo se hacen y en qué se diferenciar de las PCR:

¿Cómo se hacen los test rápidos de coronavirus?

Los nuevos test rápidos que han llegado a España como apoyo a las pruebas de PCR que se venían haciendo hasta ahora se realizan con muestras de exudados de la nariz y del fondo de la garganta –que se toman con un bastoncillo o hisopo– y en ellos se detectan la posible presencia de antígenos, es decir, ver si existe la presencia del virus SARS-CoV-2 por medio de alguno de sus componentes, como por ejemplo, por sus proteínas.

Test rápidos para detectar el coronavirus

A diferencia de la PCR, "estos test rápidos no identifican el ARN del virus, sino que detectan, o bien anticuerpos producidos frente al virus utilizando una muestra de sangre, que es otra manera de conocer si el paciente está o ha estado infectado, o bien proteínas del virus presentes en las muestras respiratorias de exudado nasofaríngeo", explica Inmaculada Casas, investigadora del Área de Virología del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

Estos test rápidos se basan en una inmunocromatografía en papel, es decir, una plataforma que tiene ‘pegados’ las proteínas del virus para detectar anticuerpos o anticuerpos específicos para detectar las proteínas del virus. Su funcionamiento es similar al de los test de embarazo.

Gracias a estas herramientas rápidas se podrá mejorar el cribado en la población y limitar los ensayos de PCR sólo a aquellos pacientes que, con sintomatología, den un resultado negativo mediante los test rápidos, lo que permitirá liberar profesionales y recursos en el Sistema Nacional de Salud.

¿En qué se diferencian de las PCR?

Existen muchas diferencias entre las PCR y los nuevos test de coronavirus, pero la más llamativa es el tiempo que tardan en mostrar los resultados, unas tres horas frente a unos 10-15 minutos. Sin embargo, los nuevos test rápidos tienen la desventaja de que todavía no se fabrican en España, por lo que es necesario importarlos y eso conlleva más tiempo y un gran coste económico –son más caros que los serológicos y las PCR–.

Test rápidos para detectar el coronavirus

A diferencia de los test rápidos, la PCR es una prueba que presenta cierto grado de complejidad, por lo que se requiere para realizarla personal entrenado y preparado para ello. Así, otra ventaja de estos test rápidos es que pueden realizarse en el domicilio de un paciente sospechoso, ya que su funcionamiento es más sencillo, eso sí, siempre debe realizarse bajo la supervisión de un profesional sanitario.

¿Son fiables los test rápidos para el coronavirus?

Estas pruebas rápidas son menos sensibles que las de PCR, por lo que pueden ser menos fiables. Aun así, los resultados que se tornen positivos no hará falta confirmación, pero los casos dudosos en los que la carga viral sea baja se tendrán que repetir para obtener un resultado más claro o bien derivar a una PCR.

Nuevos test rápidos para detectar el coronavirus

¿Con quiénes se va a utilizar los test rápidos de detección del COVID-19?

Según ha explicado Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, estas pruebas rápidas servirán para solucionar la sobrecarga asistencial, además de atender las necesidades que sean más urgentes, como pueden ser las confirmaciones de casos en los profesionales sanitarios, que necesitan esa información para reincorporarse de nuevo a sus puestos de trabajo.

Otro grupo al que se destinará estos test es a las personas mayores que vivan en residencias de la tercera edad o a miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.

¿Existen otras pruebas que detecten el virus SARS-CoV-2?

Sí, también se pueden hacer pruebas serológicas que mediante una pequeña muestra de sangre del dedo –similar a la prueba del azúcar– y una tira reactiva se puede conocer si los resultados son positivos o negativos en tan solo unos 10 o 15 minutos. La prueba se basa en la detección de los anticuerpos que genera el sistema inmunitario del organismo cuando se tiene la infección por SARS-CoV-2. Sin embargo, este tipo de diagnóstico puede no ser claro si se realiza en los primeros días tras el contagio, cuando todavía no se han generado los anticuerpos necesarios, por lo que podría dar lugar a falsos negativos. Este tipo de pruebas son útiles para realizar estudios epidemiológicos para conocer el porcentaje de población que ha estado expuesta al virus y prever cómo evolucionará la pandemia o abordar estrategias para futuras vacunas.

Creado: 24 de marzo de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD