PUBLICIDAD

Dieta del mayor en verano
En verano las personas mayores deben modificar su dieta para adaptarla tanto a su estado de salud, como a las condiciones climatológicas. Te aconsejamos cómo hacerlo y cómo disfrutarla.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Propuestas de menú para cada comida del verano del mayor

Menú de comida del verano de un grupo de mayores

Gazpacho y otras cremas frías y ensaladas, acompañados de pescado o carne a la plancha, son un buen ejemplo de menú de verano para adultos mayores.

A veces, para un adulto mayor, modificar en parte nuestra dieta habitual para adaptarla a las condiciones del verano no resulta fácil, especialmente si estamos de vacaciones, pero para evitar desordenes con la medicación y alteraciones en el estado nutricional, hay que intentar mantener el horario de las comidas y no saltarse, ni tampoco duplicar, ninguna. Para conseguirlo se pueden seguir estas pautas en cada una de las comidas principales del día:

  • Desayuno:
    Aunque nos levantemos más tarde de lo normal, no hay que saltarse el desayuno. Puedes optar por una infusión fría o un vaso de leche desnatada (evitar la teína y el café si se tiene problema cardiaco) con una tostada de pan integral con aceite, o un yogur con cereales integrales sin azúcar con un zumo.
  • Mediodía:
    Un gazpacho rico en vitamina A, licopenos antioxidantes, grasas monoinsaturadas (procedentes del aceite de oliva), potasio y sodio, los cuales favorecen el equilibrio hídrico, con un pescado o carne a la plancha, o unos huevos rellenos de atún o un trozo de pastel de verduras, pueden ser una buena opción para una comida veraniega. También se puede preparar una ensalada completa. Como postre, nada mejor que una pieza de fruta fresca, o un granizado natural de sandía, por ejemplo.
  • Merienda:
    Tampoco es conveniente saltársela porque en verano se suele cenar más tarde. Se puede tomar un lácteo, una pieza de fruta o un batido natural de frutas.
  • Cena:
    Se debe intentar que sea ligera y de fácil digestión, como puede ser una ensalada de tomate y queso de burgos, una brocheta de gambas, o una tortilla de atún.

Actualizado: 29 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD