PUBLICIDAD

Tercera edad
Guía turístico tras la jubilación
Tienes tiempo libre, más de 60 años y eres un apasionado de tu localidad, ¿por qué no convertirte en el mejor guía turístico de la zona? Te contamos qué pasos tienes que dar para ejercer esta beneficiosa actividad.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Motivos para convertirte en guía turístico tras la jubilación

¿Quién mejor para enseñar una ciudad que una persona que ha vivido más de 60 años en ella? Sin caer en el intrusismo, uno de los mejores guías turísticos que podemos encontrar puede ser esa persona que conoce cada rincón de la ciudad, los mejores bares para tapear, los establecimientos dónde comprar el verdadero dulce típico de la zona y quien ha visto con sus propios ojos la reconstrucción de la iglesia más emblemática de la región. Y, lo mejor de todo, que a esa persona le encanta mostrar el encanto de su tierra y no se cansa de contar las miles de anécdotas y secretos que hilan la historia de su localidad.

Por tanto, la idea de que una persona mayor, ya jubilada, decida ejercer voluntariamente como guía turístico de su pueblo o ciudad es una magnífica iniciativa con la que gana todo el mundo, tanto él como los turistas que visitan la zona para conocerla a través de los ojos del “más sabio del lugar”.

Beneficios de ser guía turístico tras la jubilación

Muchos se preguntarán qué necesidad hay de seguir trabajando una vez que ya se ha llegado a la jubilación, pero lo cierto es que mantenerse activo, de una u otra forma, es una garantía de salud. Hay quien prefiere centrarse en sus hobbies, dedicar el tiempo libre a sus nietos, viajar, o incluso volver a estudiar, sea cual sea la elección, es importante que al dejar de trabajar, la persona siga ejercitando tanto su cuerpo como su mente para prevenir enfermedades y gozar de mayor calidad de vida.

Pero si eres de los que prefieres quedarse en su entorno porque estás enamorado de tu tierra y de sus gentes, y además te gusta hablar y relacionarte con otras personas, y conoces la historia y la gastronomía de la zona, ejercer como guía turístico en tu ciudad puede ser la mejor opción para mantenerte activo y disfrutar aún más de tu jubilación.

Estas son algunas de las razones que te pueden llevar a dar el paso de comenzar estar actividad:

  • Reforzar las relaciones sociales: siendo el guía turístico de tu zona vas a permanecer en contacto constante con otras personas, tanto desconocidas como conocidas, ya que tendrás que llevar a los turistas a los edificios más emblemáticos de la región, a las tiendas más típicas y a los mejores restaurantes, donde seguro que los encargados y dueños están encantados de acogeros.
  • Aumento de seguridad y autoestima: seguir realizando una actividad al llegar a la tercera edad, y que además te gusta y sea reconocida por otras personas, ayuda a ganar seguridad y autoestima haciéndote un hueco en la sociedad. Siendo guía turístico no dudes que todos los días te van a agradecer y valorar las historias que cuentes.
  • Actividad física y mental: si el médico te ha dicho que tienes que andar todos los días, y además leer o hacer crucigramas para que tu cerebro esté activo, siendo guía turístico cubrirás ambas indicaciones porque tendrás que recorrer cada rincón de tu región con el grupo de turistas, ejercitar la memoria para explicarles la historia de los monumentos, responder sus dudas e incluso hablar en otro idioma si tienes conocimiento para ello. Sin duda se trata de una actividad que te mantendrá activo físico y mentalmente.
  • Mejor calidad de vida: como consecuencia de todos los puntos anteriores, ejercer voluntariamente como guía turístico te va a ayudar a gozar de una mejor calidad de vida, ya que te vas a sentir mejor contigo mismo, vas a sentir las muestras de gratitud de otras personas, vas a mantenerte en forma  ejercitando la mente, lo que te va a ayudar a que tengas menos riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, demencia o diabetes, entre otras.

Actualizado: 20 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD