PUBLICIDAD

Tercera edad
Osteomalacia
La osteomalacia es una enfermedad que afecta a la mineralización del hueso de los ancianos, produciendo dolor e incluso fracturas óseas. Conoce las medidas que pueden ayudar a prevenir su aparición.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias

Diagnóstico de la osteomalacia

En primer lugar, la anamnesis (entrevista clínica realizada por el médico sobre la sintomatología del paciente) y la presencia de síntomas compatibles con osteomalacia son requisitos necesarios para realizar un primer enfoque diagnóstico de la enfermedad. La exploración física puede servir de ayuda, pero es muy variable de un enfermo a otro y no suelen existir signos característicos que permitan confirmar una osteomalacia.

Los grupos de población de mayor riesgo para desarrollar este trastorno son los ancianos recluidos en su domicilio o en asilos, los inmigrantes de procedencia asiática, en particular los hindúes, o aquellas personas con enfermedades que pueden producir alteraciones en el metabolismo de la vitamina D o del fosfato.

Las pruebas de laboratorio son muy importantes para determinar un correcto diagnóstico de la osteomalacia. Para ello, es necesario realizar una analítica completa de sangre, que permite determinar los niveles en el organismo de algunas sustancias como el calcio, el fósforo, la vitamina D o la fosfatasa alcalina. También es frecuente que se solicite un análisis de orina, ya que la cuantificación en ésta de algunas sustancias como el calcio puede ayudar a llegar al diagnóstico de osteomalacia y a conocer cuál es la causa que esta produciendo ésta.

Las pruebas de imagen son otro pilar básico para el diagnóstico, de tal modo que es necesario realizar radiografías de estructuras óseas si se sospecha osteomalacia. La manifestación radiológica más frecuente de la osteomalacia por déficit de vitamina D es la disminución de la densidad ósea, que es indistinguible de la observada en la osteoporosis. También se puede ver una pérdida de la estructura trabecular (esponjosa) del hueso normal. Las fracturas o la deformidad ósea pueden ser otro hallazgo radiológico en estos pacientes. Son características de la osteomalacia las líneas de pseudofractura de Looser-Milkman (bandas radiotransparentes perpendiculares a la cortical del hueso).

El diagnóstico definitivo que confirma la existencia de osteomalacia se realiza con la biopsia ósea.

Actualizado: 25 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD