PUBLICIDAD

Tercera edad
Marcapasos: necesidades y cuidados
Conseguir que los latidos del corazón sigan el ritmo adecuado es el objetivo de la implantación de un marcapasos. Tomando algunas precauciones, el paciente podrá recuperar una vida prácticamente normal.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Qué no se puede hacer llevando un marcapasos

Prohibido con marcapasos

En muchos aeropuertos o edificios públicos existen señales recomendando a las personas con marcapasos no cruzar.

Seguro que hemos visto alguna vez un cartel en la puerta de un banco o edificio gubernamental, o en los controles de seguridad de un aeropuerto, un dibujo referido a las personas que tienen un marcapasos. Aunque es difícil que pase algo, es conveniente que no atraviesen los arcos de seguridad; para evitarlos, simplemente hay que mostrar al personal de seguridad la tarjeta identificativa, y el control se realizará de otra forma segura para el enfermo.

No hay peligro por utilizar los teléfonos móviles actuales, pero los médicos recomiendan que no se guarden cerca del marcapasos. Por lo tanto, hay que evitar llevar el móvil en el bolsillo de la camisa, y procurar que esté situado a más de 10-15 centímetros del dispositivo para que las ondas no alteren el generador eléctrico.

En muchos casos, las personas que tienen un marcapasos pueden continuar desempeñando su actividad laboral. Éste no será el caso para aquellos que tengan que trabajar con emisoras de radar, radiodifusión o televisión de más de 75 vatios, así como cerca de zonas que tengan generadores o motores eléctricos muy potentes. Tampoco es posibles trabajar con soldadura eléctrica, taladros eléctricos o sierras eléctricas, así como manipular lámparas o aparatos conectados a la red eléctrica, aunque esto último es, en realidad, una recomendación general para toda la población ante el riesgo de una posible electrocución.

Pensando en el tiempo libre, aunque sí está permitido ir a la playa o al campo, lo que no debe hacer un portador de marcapasos es pasar muchas horas al sol, puesto que el metal del dispositivo podría llegar a recalentarse y producirle, de esta manera, una quemadura.

También hay que tener especial cuidado cuando se acude al hospital, porque hay algunas pruebas médicas que no son recomendables cuando se lleva un marcapasos. En este sentido, están desaconsejados los tratamientos con diatermia o corrientes así como las resonancias magnéticas, mientras que las radioterapias para pacientes con cáncer han de hacerse con muchísima precaución. Asimismo, algunos de los aparatos que utilizan los dentistas también pueden alterar el correcto funcionamiento del dispositivo, por lo que hay que informar al odontólogo antes de someterse a cualquier revisión o tratamiento odontológico.

Otra pequeña precaución que debe tener en cuenta el portador de un marcapasos es no tratar de manipularlo ni girarlo dentro de la piel, no colocar las correas de bolsos o mochilas sobre él, ni llevar prendas ajustadas que puedan oprimir el dispositivo.

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD