PUBLICIDAD

Trastorno obsesivo compulsivo
Las obsesiones y compulsiones que caracterizan el TOC producen malestar e interfieren en la vida cotidiana de quien lo padece. La solución puede estar en una combinación de técnicas psicoterapéuticas junto con fármacos.

Tratamiento del TOC

Actualizado: 27 de noviembre de 2019

Por lo general el tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo (TOC) va a ser una combinación de técnicas psicoterapéuticas junto con fármacos, de forma que se consigue una eficacia del 75% usando ambos mecanismos.

  • Fármacos: se emplean los antidepresivos, siendo los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) los más empleados y mejor tolerados. También se emplea la clomipramina que es más potente. La asociación de ambos fármacos está indicada en casos en que haya intolerancia a altas dosis de clomipramina o que no respondan a esta. Por lo general son necesarias dosis elevadas de estos fármacos y la respuesta a los mismos suele tardar en aparecer unas semanas. Debido a que la enfermedad es de tipo crónico es preciso mantener el tratamiento de forma prolongada.
  • Psicoterapia: se suelen emplear las técnicas conductuales, de forma que el paciente se expone a la obsesión y se le enseña a prevenir la respuesta que suele tener, es decir, sirven para mejorar las compulsiones.
  • Psicocirugía: se emplea solo en casos muy graves de TOC que no responden a ningún otro tratamiento.

Los fracasos en los tratamientos del TOC se dan en pacientes que no cumplen adecuadamente las instrucciones, en pacientes depresivos y ansiosos graves, en consumidores de alcohol u otras drogas, con trastornos en las relaciones con otras personas, en pacientes que tienen poca motivación, con alteraciones en la personalidad o con bajo nivel intelectual.

Creado: 8 de diciembre de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD