El vitíligo es una enfermedad que afecta a la pigmentación de la piel, y se muestra como manchas de un color más claro de lo normal como resultado de la destrucción de los melanocitos de la epidermis. Su causa es desconocida, aunque se cree que puede tener algún factor hereditario, ya que en el 25% de los pacientes hay antecedentes de algún familiar cercano enfermo de vitíligo. De hecho, el riesgo de padecer vitíligo para un familiar de primer grado de la persona afectada es en torno a ocho veces mayor.

Otra teoría muy arraigada es la autoinmunitaria, es decir, que el vitíligo sería el resultado de una agresión de nuestras propias defensas sobre la piel, sobre todo porque se asocia a otros trastornos autoinmunes en un mismo individuo, mayoritariamente a trastornos tiroideos, pero también formando parte de síndromes con varios órganos afectados.

A quién afecta el vitíligo

Es un problema muy común, llegando a afectar a casi el 3% de la población; es algo más frecuente en la mujer que en el hombre, pero no muestra preferencia por ninguna raza. Puede iniciarse a cualquier edad, pero en más de la mitad de los casos aparece antes de los 20 años, o bien después de los 50, aunque en más del 90% de los casos se presenta antes de los 40 años. Se han visto algunos casos en los que la enfermedad ya está presente en el nacimiento, pero son excepcionales.

El vitíligo es una enfermedad con una gran repercusión psicosocial, ya que afecta a zonas visibles, resultando muy difícil para el paciente esconder o disimular las lesiones. Ello puede acarrear complejos, fobia social o, incluso, depresión.

Creado: 9 de diciembre de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD