PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

La epilepsia todavía se considera un estigma

Paciente con epilepsia

21 de Mayo de 2012

Las crisis epilépticas provocan miedo y rechazo, y los pacientes que sufren epilepsia se ven a menudo discriminados social y laboralmente, a pesar de que esta enfermedad no implica ninguna deficiencia intelectual o un trastorno psicológico.

Las crisis epilépticas, el síntoma más importante de esta patología crónica, son más frecuentes en los niños –debido a que su cerebro aún no está maduro– y en los mayores de 65 años, y las crisis también pueden ser un signo de otras enfermedades de tipo neurológico o metabólico, como la hipoglucemia.

Existe un gran desconocimiento de la epilepsia, lo que unido a la desagradable experiencia que supone observar a alguien que está sufriendo una crisis epiléptica generalizada, ha creado una ‘leyenda negra’ en torno a esta enfermedad, y ha hecho que los pacientes estén injustamente estigmatizados.

Las crisis epilépticas son más frecuentes en los niños –debido a que su cerebro aún no está maduro– y en los mayores de 65 años

Con el tratamiento adecuado la mayoría de los pacientes se ven libres de las crisis, y algunas, de hecho, son muy leves, y consisten únicamente en que el afectado, sin llegar a perder la conciencia, permanece quieto con la mirada perdida durante uno o dos minutos, o hace algunos movimientos con un dedo de la mano o con la boca.

Si una persona sufre una crisis epiléptica en nuestra presencia, los especialistas aconsejan no perder la calma, apartar del paciente cualquier objeto con el que pudiera golpearse, y esperar a que el episodio finalice. Cuando esté tranquilo, conviene colocarle de lado para evitar que se le obstruyan las vías respiratorias, y en cuanto se recupere acudir a urgencias si se trata de la primera vez que sufre un ataque. En caso de que ya tenga diagnosticada la epilepsia y no sea la primera crisis, el paciente debe acudir a su neurólogo para informarle de lo ocurrido.

Alrededor del 80% de los enfermos responden bien a la medicación, pero para aquellos en los que los fármacos antiepilépticos no resultan efectivos existen otras alternativas como estimular el nervio vago mediante electrodos o la cirugía, en los casos en que se pueda aislar y eliminar el foco que genera las crisis. En cualquier caso, se trata de tratamientos individualizados que deben ser valorados por un equipo de especialistas integrado por neurólogos, neurocirujanos y neurofisiólogos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15.000
niños menores de cinco años murieron cada día en 2016
'Fuente: 'Informe 'Niveles y Tendencias en la Mortalidad Infantil 2017', publicado con UNICEF, el Banco Mundial y la División de Población de UNDESA''