PUBLICIDAD

Embarazo
Sexto mes de embarazo
El bebé desarrolla su máxima actividad en el sexto mes de embarazo. Como ya puede oírte, es importante que le hables para que se acostumbre a su mamá. También es un buen momento para una ecografía 3D.
Escrito por Redacción de Webconsultas,

Semana 23 de embarazo

Queda menos para que finalice el sexto mes de gestación, y las medidas del bebé empiezan a ser más proporcionadas.

El bebé

En la semana 23 de embarazo, el bebé ya puede oír a su madre; se le han endurecido los huesos del oído. Es importante hablarle, contarle cuentos, etc; en definitiva, tomar contacto con él mediante el sonido de la voz para que vaya acostumbrándose a su mamá.

Sus medidas empiezan a ser proporcionales, y esta semana alcanza una longitud aproximada de entre 20 y 24 cm, con un peso de 350-400 g.

Durante la semana 23 de embarazo adquiere relevancia la piel, que comienza a colorearse gracias a la acción de la melanina (proteína encargada de pigmentar la piel, el cabello y el iris de los ojos) producida por los melanocitos. El tipo de melanina y su concentración determinarán el color final de la piel.

La piel que recubre el cuerpo todavía es delgada y arrugada. El lanugo cubre el cuerpo del bebé por completo.

Otro hecho destacable esta semana es el desarrollo pulmonar, que permitirá respirar al bebé tras el parto.

Los alvéolos inician su desarrollo y comienza a formarse una sustancia que los recubre, denominada surfactante; esta sustancia permite la estabilidad pulmonar haciendo que los alvéolos permanezcan abiertos, posibilitando el intercambio gaseoso y la oxigenación.

Continúa la transformación de los huesos cartilaginosos, que se van endureciendo y transformando en tejido óseo lo cual, unido al endurecimiento de los músculos, facilita los movimientos fetales.

El líquido amniótico sigue manteniendo al bebé a una temperatura adecuada y hace del útero un lugar perfecto para que el bebé continúe su desarrollo.

La mamá

Durante la semana 23 de embarazo, la mamá se encuentra bien, ya que han desaparecido las molestias del primer trimestre y todavía no experimenta la pesadez del final del embarazo.

El útero mide unos 22 cm, y es normal que exista tirantez a nivel costal y en la zona del pubis. Algunas gestantes confunden estas molestias con contracciones uterinas.

El aumento de la presión provoca que la circulación sanguínea se ralentice en las extremidades inferiores, con la consecuente aparición de varices.

A estas alturas es conveniente que la mamá esté apuntada a las clases de preparación al parto, ya que el bebé puede adelantarse.

Actualizado: 25 de Noviembre de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8,6%
de los bebés que nacieron en España en 2015 fueron concebidos gracias a técnicas de reproducción asistida
'Fuente: 'Ministerio de Sanidad''

PUBLICIDAD