PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

La inmunoterapia, prometedor tratamiento contra el tumor cerebral

Un tratamiento experimental llevado a cabo con un paciente con cáncer cerebral en estado de metástasis ha demostrado que la inmunoterapia podría ser eficaz para combatir el glioblastoma, el tumor cerebral más agresivo.
Paciente con tumor en el cerebro

La inmunoterapia consiste en la inyección de células modificadas que estimulan el sistema inmunológico de los pacientes para combatir los tumores.

Entre un 20% y un 30% de los pacientes con cáncer ven aumentar de forma espectacular su esperanza y calidad de vida gracias a la inmunoterapia, un tratamiento que consiste en la inyección de células modificadas que estimulan el sistema inmunológico de los pacientes para combatir los tumores. Si bien hasta la fecha la inmunoterapia ha mostrado sus mayores tasas de éxito en tumores sanguíneos, ahora un tratamiento experimental llevado a cabo en California (EE.UU.) observa que también puede ser prometedora en la lucha contra el glioblastoma, uno de los cánceres cerebrales más agresivos.

La inmunoterapia muestra grandes beneficios en entre un 20% y un 30% de los pacientes de cáncer, que ven aumentar de forma espectacular su esperanza y calidad de vida

Los científicos del Instituto Beckman probaron el tratamiento experimental con un paciente de 50 años que presentaba el cáncer en estado de metástasis en el cerebro y en la médula espinal. A través de un análisis sanguíneo los investigadores extrajeron células inmunes del paciente y las modificaron para que, al inyectarlas de nuevo en el cerebro, hiciesen frente y eliminasen a las células tumorales. Pese a que la reacción fue positiva, otras células tumorales siguieron creciendo, de forma que el equipo dirigido por el doctor Behnam Badie, decidió inyectar las células reprogramadas directamente en los ventrículos cerebrales, una operación pionera debido a la peligrosidad de la misma.

El paciente, sin embargo, no sólo no tuvo ninguna infección grave, sino que seis meses después había visto cómo el tumor sufría una regresión (también al nivel de la metástasis en la médula espinal), y su situación había mejorado a todos los niveles, una respuesta clínica que se mantuvo durante los siete meses y medio posteriores al inicio de la terapia. Según los investigadores, sin este tratamiento el paciente apenas habría sobrevivido unas semanas, por lo que consideran los resultados como un “logro sorprendente” y algo nunca visto hasta la actualidad.

Un experimento muy útil para abordar el glioblastoma

Según explica el Doctor Behnam Badie, tras ocho meses de regresión y bajo control, el cáncer reapareció en nuevas zonas del cerebro del paciente. Aún no saben a ciencia cierta el porqué, pero el investigador afirma que tras analizar las nuevas células tumorales comprobaron que éstas no portaban la proteína que ellos habían inyectado en las células modificadas del paciente. De esta forma, consideran posible que las células inmunes destruyeran a gran parte de las cancerígenas que portaban la proteína original, pero que a la vez otras células tumorales portadoras de otras proteínas distintas empezaron a proliferar y a sobrevivir.

Para Badie esta información es muy valiosa, ya que permitiría introducir en el cerebro de los pacientes células inmunes con diferentes proteínas para evitar la reaparición del tumor. Con el tiempo, incluso, estos nuevos conocimientos podrían servir para personalizar y adaptar estas proteínas al cáncer de cada paciente.

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Especial

Diabetes

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Ignacio Javier Melero

Dr. Ignacio Javier Melero Bermejo, especialista en inmunología de la Clínica Universidad de Navarra.

Dr. Ignacio Javier Melero

Especialista en inmunología de la Clínica Universidad de Navarra
“Estamos en una edad de oro en la que la investigación sobre la inmunoterapia del cáncer está dando fruto abundante”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
se podría reducir la incidencia de artritis reumatoide si nadie fumara
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología’'