Por qué suben los linfocitos en sangre y cuándo preocuparse

Los linfocitos son células inmunitarias cuyos niveles en sangre suben en respuesta a una infección o inflamación, pero si el aumento persiste la linfocitosis puede ser signo de leucemia. Conoce cuándo es preocupante y cómo bajarlos.
Linfocitosis: causas de los linfocitos altos y cómo bajarlos

Actualizado: 25 de noviembre de 2022

Quizá en una revisión rutinaria o porque llevabas tiempo sin encontrarte bien, te han realizado una analítica de sangre y el resultado ha revelado que tienes los linfocitos en sangre elevados. Pues bien, te contamos qué son los linfocitos, qué causas pueden hacer que sus niveles sean altos y cuándo debes preocuparte.

PUBLICIDAD

Los linfocitos son glóbulos bancos, un tipo de células del sistema inmunitario que se producen en la médula ósea y se encuentran en la sangre y en el tejido linfático. Las células inmunitarias se encargan de defender a nuestro organismo de agentes patógenos, como virus –un ejemplo es el coronavirus SARS-CoV-2–, bacterias, e incluso células cancerosas. El problema surge cuando los niveles de linfocitos no son los adecuados, ya que si son demasiado elevados se puede producir lo que se conoce como linfocitosis.

Analítica de sangre para determinar la subida de linfocitos

“La linfocitosis es el incremento de la cifra de los linfocitos, que son células maduras competentes desde el punto de vista inmunológico, cuya función es asistir en la defensa del organismo frente a infecciones u otras agresiones”, nos explica el Dr. Víctor Jiménez Yuste, Jefe de Servicio de Hematología del Hospital Universitario La Paz de Madrid y Profesor Asociado de Hematología de la Universidad Autónoma de Madrid.

PUBLICIDAD

Por qué pueden aumentar los niveles de linfocitos en la sangre

Las principales causas por las que se produce un aumento de los linfocitos en la sangre son:

  • Una infección vírica, bacteriana, o de otro tipo.
  • Una enfermedad autoinmune, que provoca inflamación crónica.
  • Cáncer de la sangre o el sistema linfático.

El Dr. Jiménez Yuste explica que “el aumento de linfocitos puede deberse a infecciones agudas (de forma general víricas) o crónicas, reacciones a fármacos, traumatismos, cirugía mayor, o situaciones que supongan un estrés al organismo. Las situaciones asociadas a patología neoplásica de la sangre son la leucemia linfocítica crónica, la leucemia linfobástica aguda y los linfomas”.

Ilustración: aumento de los niveles de linfocitos en la sangre

Y añade que “si la subida de linfocitos no es excesiva, de forma general no suele dar sintomatología per se y se detecta al realizar un análisis de sangre. Los síntomas suelen venir dados por la patología acompañante donde se encuadre la linfocitosis”.

PUBLICIDAD

Respecto a cuándo se considera que la subida de linfocitos en sangre puede ser un signo patológico, indica que “el umbral para definir patología se suele cifrar en torno a los 5 x 109 /L”, por lo que este parámetro puede ser un signo de la presencia de alguna de las enfermedades mencionadas.

Cómo bajar los niveles de linfocitos

Si el recuento de linfocitos por encima de lo normal se debe a una respuesta natural del organismo frente a una infección o inflamación pasajeras, sus niveles volverán a un rango normal en cuanto se solucione el problema de salud que la ha provocado. El médico puede solicitar nuevos análisis de sangre y realizar un seguimiento para comprobar que los linfocitos han vuelto a la normalidad y, en caso de que se mantengan elevados, derivar al paciente a un especialista en enfermedades de la sangre para determinar las causas, ya que los niveles elevados de forma continuada pueden ser preocupantes cuando están asociados a un cáncer de la sangre.

Cansancio: síntomas de la linfocitosis

“En el contexto de la patología tumoral –indica el Jefe de Servicio de Hematología de La Paz– para bajar los linfocitos se precisa de tratamientos de quimioterapia, en algunas ocasiones radioterapia, en esquemas terapéuticos complejos. Si bajan los linfocitos significa que el tratamiento es efectivo. Sin embargo, a pesar de que no observemos enfermedad en la sangre ni en la médula ósea, se debe explorar lo posibilidad de que exista una enfermedad residual a través de técnicas de citometría de flujo o moleculares”.

PUBLICIDAD

“El tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda es complejo, se basa en esquemas de quimioterapia, en ocasiones radioterapia, que son intensivos al inicio y que posteriormente pueden durar hasta los 2-3 años. La curación va muy relacionada con la edad, siendo superior al 90% en niños y una curación menor del 5% en pacientes ancianos”, señala el especialista.

Creado: 19 de octubre de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD